Publicidad

NO ES TIEMPO DE VOLAR: EL DECLIVE DE LA IMAGEN DE LAS AEROLÍNEAS

Parece que no es tiempo de viajar en avión. La imagen de las compañías aéreas ha caído en picado en la época estival. La situación ya venía de largo y sólo era cuestión de tiempo toparse con la gota que colmase el vaso.

Las once aerolíneas expedientadas por la Generalitat de Cataluña y la Comunidad de Madrid, el escándalo de Ryanair con las agencias de viajes online y el trágico accidente del vuelo de Spanair han promovido las quejas y el descontento de los consumidores.

El declive de Spanair
La aerolínea ya se encontraba atravesando un período de inestabilidad económica bastante considerable y el siniestro en Barajas no ha hecho sino agravar la mala percepción proyectada a los usuarios.

Para paliar sus pérdidas económicas la empresa había decidido despedir a 1.100 trabajadores a lo que los sindicatos habían respondido con la denuncia de cierto desorden. Por añadido, la propietaria, SAS, ha intentado vender esta filial en los últimos meses.

A esto se suman los nada esclarecidos entresijos de las causas del accidente: las anomalías detectadas por el propio piloto que le hicieron dar la vuelta, el hecho de que el modelo de avión, un MD-82, estuviese entre los candidatos para ser retirado de la circulación por obsoleto y sobre todo la falta de respuestas por parte de su directiva.

“No queremos entrar a valorar las causas del accidente, porque es algo que tiene que determinar el equipo de investigación y queremos evitar confusiones y especulaciones”, fue la respuesta de Javier Mendoza, subdirector de Spanair, a la pregunta sobre si el aparato cumplía las condiciones de seguridad necesarias para poder volar. Ante la pregunta formulada por un periodista durante la rueda de prensa que tuvo lugar en Madrid para explicar la naturaleza de los acontecimientos, esta evasiva no fue el único momento de tensión vivido.

Según publica Expansión las familias plantaron cara a los directivos saliendo de la sala de prensa a los 15 minutos de haber comenzado ésta. Algunos familiares de los afectados se sintieron indignados ante el trato recibido, por la falta de información. Durante este fin de semana, aunque con los ánimos más calmados, las familias siguieron en sus trece y la compañía también: exigencias por parte de los primeros, que se saldaron con la pasividad de una empresa que no tiene respuestas. Aunque, eso sí, la disociación del accidente con el fallo humano es una constante.

Spanair se defiende alegando que ha puesto a disposición de éstas un equipo humano de 500 personas y que este apoyo humano se complementará con apoyo económico. A pesar de la buena voluntad y las condolencias el diario económico señala que la cancelación de vuelos con la compañía a día de hoy es ya un hecho. Difícil lo van a tener desde Spanair para recuperar su credibilidad.

Ryanair y los vuelos baratos
La compañía aérea irlandesa decidió anular los billetes que no habían sido adquiridos a través de su propia web a partir del día 25. ¿El motivo? La denuncia contra las agencias online de viajes Rumbo, eDreams y Atrápalo a las que acusaba de gravar los precios marcados por ellos mismos de manera injustificada.

Las agencias, ni cortas ni perezosas, han decidido cambiar las tornas y ser ellas las que emprendan acciones legales contra Ryanair. Éstas cuentan con el apoyo de las asociaciones de consumidores, que siempre son los más damnificados con esta clase de prácticas empresariales y con el alegato de la Asociación Española de Correo Electrónico (AECEM) instando a su condena.

“Ryanair no puede penalizar a los consumidores españoles que han comprado un billete de avión mediante páginas web de comercio electrónico españolas. La actitud de Ryanair al querer impedir que empresas españolas desarrollen una actividad completamente legal a través de internet ha de ser denunciada y las autoridades no pueden quedarse paradas. Es necesario alcanzar un acuerdo de forma pronta y eficaz entre las partes implicadas que resuelva esta situación sin que se causen mayores perjuicios a los consumidores y las agencias de viajes online puedan continuar ofertando el mejor catálogo de viajes”, fueron las palabras del presidente de la AECEM, Martí Manent en un comunicado enviado a la prensa. En él también pedía a las autoridades competentes que tomasen medidas legales. Y en este caso, como en el anterior, aun está por descubrirse el final de la historia.

Más problemas de las low cost
Billetes baratos, pero, ¿a qué precio? La mayoría de las compañías aéreas, de supuesto bajo coste, en realidad luego se dedican a cobrar extras para rentabilizar tanta oferta. Es decir, ese saldo de vuelo irá incrementando su precio por coste de equipaje o cualquier otra cosa; por supuesto sin previo aviso. ¿Y qué nombre puede recibir esta práctica sino publicidad engañosa? Por ello las autoridades están empezando a hacerse eco de la injusta situación que supone para los pasajeros y han decidido emprender algunas medidas.

La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid está investigando a Aerlingus, BmiBaby, Easyjet, Jet2, Ryanair y Germanwings por seguir cobrando por el equipaje a sabiendas de la denuncia que la Unión de Consumidores de España (UCE) ha puesto contra ellas. Por su parte la Agencia de Consumo Catalana está haciendo lo propio con Wizzair, Flyglopespan, Skyeurope, Sterling y Vueling. UCE también ha tomado medidas contra Thomsonfly ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Generalitat, según recogía Europa Press.

De momento están bajo vigilancia, pero puede que si no se enmiendan corran la misma suerte que su homóloga Air Comet. Ésta, perteneciente al Grupo Marsans, ha sido sancionada con 3.500 euros, por ofrecer vuelos a un precio inferior al real. Fíense.

UE: Las ofertas engañosas se van a acabar
La Unión Europea quiere acabar también con estas prácticas publicitarias dudosas y ha lanzado una normativa, pendiente de ser aprobada por el Consejo, que obligaría a las aerolíneas europeas a informar sobre el precio final real de sus ofertas de vuelo, tanto en sus anuncios como online.

El precio anunciado deberá incluir todas las tasas e impuestos finales. La UE pretende así facilitar al consumidor su elección en la selva de ofertas equívocas de vuelos “baratos”.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir