Publicidad

Nunca antes una fiambrera había conseguido emocionarle tanto como la de este spot

La publicidad puede presumir de ser uno de los generadores de emociones más importantes de nuestra sociedad. Y más desde que las marcas y agencias han comprendido que las historias de calidad, sensibles a temas sociales y que muestran un compromiso con los mercados en los que operan, son la verdadera clave.

La última marca que ha combinado estos elementos a la perfección ha sido la noruega Bufdir. Bajo el nombre de "The Lunchbox" (Kitchen, Leo Burnett) se nos muestra un aula de colegio. Cuando llega el momento de la comida, uno de los pequeños abre su fiambrera y comprueba que está vacía. Mientras el resto de niños comen él se dedica a beber agua o vagar por los pasillos. Pero algo sucede cuando regresa a clase:

Estamos ante una campaña que tiene su origen en el Norwegian Directorate for Children, Youth and Family Affairs (organismo noruego responsable de proteger la infancia, la juventud y la familia).

El objetivo es demostrar el poder de la comunidad ante casos como el que protagoniza este pequeño y que puede ser el reflejo de muchas familias.

Un trabajo emotivo y eficaz que en apenas una semana ha superado los 120 millones de visitas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir