líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El Ministerio de Igualdad elige a Ogilvy para sus próximos proyectos

Ogilvy vuelve a ganar el concurso para crear las campañas publicitarias contra la violencia de género

Berta Jiménez

Escrito por Berta Jiménez

En medio de la polémica, el Ministerio de Igualdad adjudica a la agencia Ogilvy un contrato por un valor de 962.995,60 para 2022 y 2023.

La Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género, perteneciente al Ministerio de Igualdad, ha adjudicado un contrato a la agencia creativa Ogilvy para la realización de una campaña contra la violencia de género. Así lo ha publicado el BOE de este pasado 1 de agosto, donde se formaliza el acuerdo por un valor de 962.995,60 euros.

La agencia realizará así el diseño y la producción del conjunto de campañas y acciones de sensibilización y concienciación social contra las distintas formas de violencia contra las mujeres durante los años 2022 y 2023. Según señala el documento, han sido 14 las ofertas recibidas para este proyecto.

No es la primera vez que esta agencia trabaja con la cartera liderada por Irene Montero. Ya el pasado marzo, el Ministerio de Igualdad lanzó una campaña con motivo del Día Internacional de la Mujer de 2022 realizada por Ogilvy. Esta acción resonó durante varios meses (y ya ha quedado en nuestro imaginario colectivo).

Bajo el lema «In Spain we call it igualdad», la pieza principal mostraba diferentes situaciones en las que reina el feminismo. Por ejemplo, un padre cambiando el pañal de su bebé, un chico que espera a que su pareja le diga que sí para tener relaciones sexuales y una chica presentándole su novia a su abuela.

El contrato se produce en medio de la polémica por su última campaña

Esta adjudicación se produce en medio de la polémica que envuelve al Ministerio a raíz de la campaña El verano también es nuestro. El cartel, que es un montaje fotográfico, muestra a mujeres de cuerpos diversos disfrutando de la playa en bikini. Aparentemente, podría parecer una campaña normal pero los tuiteros se echaron encima de los creadores por la falta de gusto de la composición y por el elevado coste de la campaña.

A estas críticas en redes sociales se suman ahora las quejas de las propias modelos que aparecen en la imagen. Las protagonistas de ese montaje denuncian haber sido víctimas de un «robo» de sus imágenes, que se difundieron sin su consentimiento, según explican.

Ante la «metedura de pata», el Ministerio de Igualdad ha pedido disculpas «por el daño ocasionado» y ha aclarado que «en ningún momento» tuvo conocimiento de que eran modelos reales.

Por su parte, Arte Mapache, la creadora de la campaña, ha decidido repartir los beneficios entre las protagonistas tras la polémica. “He considerado que la mejor forma de paliar los daños que se hayan podido derivar de mi conducta es repartir los beneficios que se derivan de este trabajo a partes iguales entre las protagonistas del cartel y comprando la licencia de la tipografía», ha dicho en Twitter.

 

¿Es un error apostar por la personalización en la publicidad? Los expertos abren el debateAnteriorSigueinte¿Y si los perros abandonaran a sus amos? Este sobrecogedor spot tiene la respuesta

Contenido patrocinado