líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Papel usado y caca de vaca: los repulsivos (pero reales) productos menstruales de esta impactante campaña

Marketing y PublicidadImagen de las productos comercializados por Frambuexa

Frambuexa o cómo concienciar sobre la pobreza menstrual

Papel usado y caca de vaca: los repulsivos (pero reales) productos menstruales de esta impactante campaña

La ONG Cromosomos ha alumbrado Frambuexa, una tienda ficticia donde se comercializan productos de higiene menstrual asombrosamente antihigiénicos pero 100% reales: hojas, excremento de vaca o relleno de cojín.

La pobreza menstrual es una lacra que afecta a millones de féminas a lo largo y ancho del globo, y que no acapara lamentablemente tanta atención como merece. Cuando el periodo tiene a bien visitar cada mes a niñas y a mujeres, muchas de ellas no tienen recursos económicos suficientes para aprovisionarse de tampones y compresas (gravados para colmo de males en muchos países con un IVA extraordinariamente elevado).

Por esta razón, y con motivo del Día Mundial de la Higiene Menstrual, la ONG Cromosomos ha alumbrado Frambuexa, una tienda ficticia donde se comercializan productos de higiene menstrual asombrosamente antihigiénicos pero 100% reales: hojas, excrementos de vaca o relleno de cojín.

Con esta tienda tan singular (lanzada, de hecho, como si tratara de una tienda auténtica), Cromosomos X, que lucha para reducir el absentismo escolar que provoca el periodo en los países pobres, quiere sensibilizar al público sobre un problema (la pobreza menstrual) que de manera silente atenaza a muchas niñas y mujeres en todo el mundo.

Frambuexa cuenta además con un llamativo perfil en Instagram donde fotografías de productos, envases elegantemente diseñados y pies de foto muy comerciales pretende sorprender (para luego mover a la acción) a los usuarios de esta red social.

Mediante Frambuexa Cromosomos X busca conectar con un público mayoritariamente joven para concienciarle sobre las limitaciones solapadas a la menstruación en no pocas partes del mundo, unas limitaciones sobre la que suele correrse un tupido velo por los tabúes que planean aún en pleno siglo XX en torno al periodo.

De acuerdo con un estudio de la OMS y Unicef, en 2015 al menos 500 millones de mujeres no tenían recursos suficientes para gestionar su menstruación dignamente

Frambuexa brinda además la posibilidad a la gente de realizar donativos a Cromoxomos con el último objetivo de aumentar la difusión de la campaña de captación de fondos de esta organización.

Cromosomos X necesita recaudar 32.521 euros para implementar un programa de educación menstrual en Guaricano, una barriada al norte de Santo Domingo (República Dominicana), donde las niñas faltan al colegio y limitan su vida cuando menstrúan. El proyecto, orientado a mejorar la calidad de vida de las adolescentes y a reducir el absentismo escolar, propone 6 meses de formación a familias, profesorado y alumnado. Además, el programa educativo culminará con la distribución de productos menstruales sostenibles para todas las niñas que los demanden.

 

Esta fue la publicidad que desarrollaron las marcas durante la pandemiaAnteriorSigueinte9 de cada 10 trabajadores de agencias no quieren soltarse del brazo de la flexibilidad laboral

Noticias recomendadas