Publicidad

Polémica por una campaña francesa que equipara el tabaco con una humillación sexual

Fumar es igual a someterse a una felación contra la propia voluntad. Eso es lo que da a entender la campaña antitabaco promovida por la asociación Derechos de los no Fumadores (DNF) de Francia.

En la campaña aparecen un chico y una chica obligados a rebajarse delante de una bragueta. En lugar del miembro viril, aparece un cigarrillo. El eslogan: “Fumar es ser esclavo del tabaco”. Los carteles han sido colocados especialmente en los bares, las discotecas y los espacios de alterne de París.

No se trata de una campaña de Estado, sino de una iniciativa sectorial que ha escandalizado a partes iguales a las asociaciones familiares, a las feministas y a diferentes personalidades políticas. Unas y otras lamentan la demonización del sexo y la gratuidad de la asociación entre felación y sometimiento, aunque el presidente de la DNF se enorgullece del resultado.



La polémica campaña

“Nuestra idea está muy bien captada”, explica Gérard Audurueau según El Mundo. “Pretendíamos demostrar que el tabaco es una sumisión. Pues bien, ¿qué mejor ejemplo de sumisión en el imaginario colectivo que una felación obligada?”.

No satisface la explicación a la asociación Familias de Francia. Sus abogados van a recurrir a la autoridad francesa que regula la publicidad para retirarla de los escaparates. “Nos parece lamentable que una campaña de concienciación pase por malinterpretar el sexo”, objetaba Crhistiane Terry a propósito de los carteles que ya decoran París.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir