Publicidad

Por qué las buenas ideas no son hijas de la tecnología sino de la sensibilidad

Las nuevas tecnologías y la conexión (absolutamente omnipresente) que une a todas y cada una de ellas ha cambiado para siempre el universo del marketing y la publicidad.

En torno a la fortísima trabazón que existe en los tiempos digitales que corren entre conexión y publicidad giró precisamente la conferencia que pronunció el pasado viernes Pipe Stein, director de la agencia uruguaya Notable Publicidad, en el marco del congreso "Marketers", que MarketingDirecto.com cubrió en exclusiva para ustedes desde Montevideo (Uruguay).

A juicio de Stein, las buenas historias, que han sido, son y serán siempre el eje central de la publicidad, son 100% independientes de los formatos. “Cuando las historias son buenas, no importa donde empiezan porque terminan en todas partes”, recalcó.

Stein tiene, por otra parte, el firme convencimiento de que “hablar de tradicional es viejo”. Eso sí, advirtió, “hablar de digital también en viejo”. Desde su punto de vista, es un completo y soberano error empeñarse en meter los medios tradicionales y los digitales en compartimentos estancos.

El publicitario uruguayo cree que no tiene sentido alguno hablar de tradicional o de digital. “Debemos volver a hablar de buenas historias”, subrayó.

Es preciso asimismo poner en primerísimo plano las buenas ideas. ¿Y de dónde vienen las buenas ideas? “Las buenas ideas no vienen, como creen algunos, de la tecnología. Vienen de una nueva sensibilidad”, indicó.

“Para alumbrar buenas ideas no debemos pensar en términos tecnológicos. Debemos desarrollar ante todo y sobre todo nuevas miradas y agarrarnos como un clavo ardiendo a los nuevos tiempos”, señaló.

Por otra parte, y en relación con los que son forzosamente la media naranja de la publicidad, los medios, Stein considera que “si estos no logran rentabilizar su influencia, no pierde tanto la publicidad como la democracia”.

“Los medios tradicionales no van a no desaparecer ni mucho menos, pero tienen que aprender a sacar tajada de su poderosísima influencia”, apuntó Stein.

Para enfrentarnos con garantías a una era que está en permanente y constante transformación, “tenemos que cambiar todo el tiempo. El que no cambia muerte”, apostilló el publicitario uruguayo.

“Si los medios están obligados a rentabilizar su influencia, los anunciantes lo están a comunicar más para vender lo mismo y las agencias a evolucionar para sobrevivir”, concluyó.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir