Marketing y Publicidad

La fuerza motivacional de la crítica para los creativos

Por qué es bueno que las ideas de los creativos se embadurnen de "mierda" de vez en cuando

Aunque los creativos, en particular los más bisoños, tiemblan de miedo ante la posibilidad de ver despedazadas sus ideas, las críticas obran en realidad un efecto balsámico en la creatividad.

creativosPara los creativos que se ganan el pan al abrigo de las agencias de publicidad el miedo es portador de un significado algo diferente que para el resto de los mortales. El mayor de los miedos de un creativo publicitario no habita en casas encantadas ni en lóbregos bosques. Su hábitat natural está en oficinas generalmente bien iluminadas y excelentemente aprovisionadas de café, refrescos y snacks.

A los creativos de publicidad lo que de verdad les hiela la sangre es que sus ideas sean vituperadas (aunque sea mínimamente) por los demás. El terror a ver criticadas sus ideas echa raíces particularmente profundas en los creativos más jóvenes, que zozobran ante el mero pensamiento de que alguien les eche en cara que sus ideas no son suficientemente buenas, asegura Andrew Boulton en un artículo para The Drum.

Sin embargo, y pese el terror que infunde a tantísimos creativos ver embadurnadas de "mierda" las ideas que tienen a bien brotar de su cabeza, lo cierto es que en las críticas, en el temido "fuck you" hay agazapada en realidad una poderosa fuerza motivacional.

Quien ve sus ideas revolcadas por la inmundicia de la crítica (incluso la aparentemente más vil) está siendo en realidad espoleado a escuchar, crecer y mejorar como profesional. Y puede que un "fuck you" no termine metamorfoseando una idea rematadamente mala en una buena, pero inspirará a quien la ha engendrado a corregir los fallos que hay adosados a su creación.

La crítica, un fenomenal combustible para dar alas a la creatividad

En realidad para un creativo bisoño en el universo de la publicidad no hay nada más inspirador que una sinfonía de "fuck yous" interpretada con periodicidad semanal.

Una crítica no deja de ser un retrato en parámetros creativos de quien tiene a bien recibirla (y le da pistas sobre lo que puede hacer y desearía llegar a hacer en el futuro).

De hecho, cada vez que un creativo sienta que su creatividad no dado de sí todo lo que podría dar debería murmurar para sí un "fuck you" (para no dormirse en los laureles).

Por otra parte, cuando un creativo vuelve a colocarse frente a quien ha despedazado previamente sus ideas y lo hace con alternativas bastante mejores bajo el brazo, no debe asumir el reencuentro como una oportunidad de demostrar a su feroz crítico lo equivocado que estaba con respecto a él sino como una oportunidad para reconocer lo desatinadas que eran en un principio sus ideas (y también su capacidad para mejorarlas).

Quienes dan consejos, hacen sugerencias e incluso esgrimen salvajes críticas contra las ideas de los creativos, no están ejerciendo de "asesinos" de su creatividad ni mucho menos. Están simplemente tratando de extraer petróleo (creativo) de sus extrañas, aunque sea a veces de malos modos.

Una crítica (aun cuando es particularmente despiadada) no tiene tanto que ver con la persona que la hace (y su presunta perversidad) como con la determinación de quien la escucha para ser mejor. A veces da miedo, mucho miedo, pero no hay mejor combustible para alimentar la ambición de los creativos que un tanque lleno a rebosar de críticas, concluye Boulton.

Te recomendamos

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir