Publicidad

Por qué las carcajadas no son siempre contagiosas en la publicidad viral

Por qué las carcajadas no son siempre contagiosas en la publicidad viralHumor, humor y humor. Ésta parece ser la combinación perfecta de ingredientes para lograr que un vídeo se difunda como la pólvora en la red de redes. Sin embargo, cuando el vídeo es cuestión es una campaña publicitaria, las reglas cambian y es necesario “cocinar” platos con un sabor algo menos humorístico. Así lo concluye al menos un reciente estudio de Unruly.

Para llevar a cabo el informe, Unruly analizó los doce spots de la última edición de la Super Bowl más compartidos a través de Facebook, Twitter y la blogosfera. ¿La sorpresa? Que los dos anuncios más compartidos fueron “Brotherhood”, de Budweiser, y “Farmer”, de Ram. Ninguno de ellos recurre a la carcajada fácil para meterse en el bolsillo al espectador, sino que su fuerte son las emociones. Un spot viral necesita apoyarse en emociones con las que el espectador se sienta realmente identificado para difundirse como la pólvora en la Web 2.0.

Lo que está claro que es el humor es muy subjetivo y no basta para garantizar el éxito viral de un spot publicitario. Para acaparar todas las miradas y triunfar a nivel internacional en la red de redes, un anuncio necesita algo más que ser divertido, tiene que ser extraordinariamente hilarante y eso es algo que muy pocos spots consiguen, recalca Unruly en su estudio.

¿La conclusión? Que para ser realmente contagioso, a un spot no le es suficiente con intentar ser divertido a toda costa. Más allá de si el anuncio es divertido o no, el usuario necesita buenos motivos para compartirlo en redes sociales y esos buenos motivos están vinculados casi siempre a las emociones.

¿La prueba de ello? Que los spots más compartidos en los social media en la última edición de la Super Bowl desencadenan reacciones emocionales en el espectador y se basan en sentimientos como la solidaridad, la alegría, el orgullo y el respeto. Y no sólo eso, ofrecen al espectador razones de peso para su difusión en las redes sociales. Por el contrario, los anuncios de la Super Bowl 2013 menos compartidos en las redes sociales fueron aquellos que hicieron de las sorpresas y las risas sus principales ingredientes. ¿El problema? Que tales sentimientos son muy difíciles de comunicar al espectador y despiertan a menudo en él la confusión.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir