Publicidad ¿Es posible la redención? Cruz Roja enseña a asesinos a salvar vidas en este polémico spot

convictos 2“¿Es más fácil tomar una vida, o salvar una?” Esa es la singular pregunta que plantea el spot “Life after death” creado por Grey para Cruz Roja.

En el anuncio aparecen una serie de asesinos convictos dando clases de primeros auxilios durante parte del tiempo que pasan entre rejas. Jakub Korolczuk, director creativo ejecutivo de Grey Polonia, describe el comercial como “una historia sobre delincuentes, personas que cometieron actos atroces” pero que gracias a esta formación “tienen la capacidad de hacer algo bueno y una voluntad de redimirse”.

“Me gustaría salvar a alguien” o “Si algún día pudiera salvar la vida de alguien, sería lo más maravilloso que jamás podría hacer” son algunas de las declaraciones que se escuchan en el vídeo.

La campaña intenta concienciar a la sociedad polaca de la importancia de saber primeros auxilios ya que, según un reciente estudio, un 40% de los ciudadanos prefiere esperar la llegada de profesionales cualificados antes que intentar cualquier técnica que pueda salvar la vida de una persona en peligro.

La idea nació de la relación de la agencia con la fundación Pedagogium Foundation, que gestiona programas de rehabilitación muy innovadores y ya ha organizado cursos de primeros auxilios en centros de menores. Pero en Grey decidieron dar un paso más allá y arriesgarse con esta polémica idea para demostrar que “todo el mundo puede, y debe, intentar salvar vidas”, señala Korolczuk.

El rodaje en dos centros penitenciarios de Varsovia supuso algunos retos, sobre todo a la hora de ganarse la confianza de los presos. De hecho, explica Korolczu, toda la parte dialogada que aparece en el spot tuvo lugar durante la última hora del rodaje de una sesión que en realidad duró cuatro días. Añade que les hubiera gustado incluir historias más detalladas, pero que la ley lo impide.

El objetivo es que los telespectadores comiencen a plantearse cuestiones como “y yo que se supone que soy una buena persona, ¿cómo es que no puedo salvar la vida de alguien? ¿Quién es el bueno aquí?”, indica Korolczuk. Además, la campaña también toca otro tema muy sensible, dado que la reinserción en sociedad de los asesinos convictos es un asunto muy delicado en la mayoría de países.

Pero a pesar de las intenciones de la agencia y de la Cruz Roja, la campaña no está exenta de polémicas, y no hay duda de que tiene un carácter polarizador. Es fácil criticar a ambas entidades por intentar manipular a la audiencia con una historia en la que muestran su presunta ideología “de izquierdas” y sus ideas sobre la redención de los presos bajo la falsa apariencia de que se trata de una campaña de una administración o servicio público.

Pero eso no significa que el spot no sea impactante. Ver a presos, hombres y mujeres, de distintas edades, utilizar las manos con las que una vez mataron practicando RCP con maniquíes para intentar salvar vidas es tan conmovedor como inquietante, por lo que difícilmente un espectador que vea estas imágenes podrá olvidarlas rápidamente.

Esta trascendencia ayuda a que Cruz Roja cumpla con su objetivo de comunicación y transmitir su labor en la formación de técnicas de salvamento. Así, los telespectadores se podrán plantear preguntas como “¿Debo aprender a salvar vidas?” o “Si yo no domino la RCP y muere alguien a quien podría haber salvado, ¿eso me convierte en una especie de asesino?”. Tal vez incluso puede llevar a alguien a plantearse sus principios sobre una serie de cuestiones vitales, como el papel que podrían jugar un día ante una situación de vida o muerte.

A algunos les encantará y otros la odiarán, pero lo que está claro es que se trata de una campaña que no dejará indiferente a nadie.

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

entrevista y&R

seccion cannes

pilar icemd entrevista

Reportaje MRM

Compartir