Publicidad

Los anuncios de comida basura abren el apetito de los niños

La publicidad de comida basura da fuelle a la ingesta de calorías por parte de los niños

La publicidad de comida basura tiene una notable incidencia en la ingesta de calorías por parte de los niños, sobre todo de aquellos aquejados de sobrepeso.

comida basuraUn solo anuncio de comida basura basta para que los niños aumenten su ingesta calórica diaria. Quienes están más a merced de la publicidad de alimentos poco saludables (y portadores de muchísimas calorías) son los niños con sobrepeso. Así lo concluye al menos un estudio que, llevado a cabo en Australia, acaba de ver la luz en International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity.

Para llevar a cabo la investigación sus autores (procedentes de las Universidades de Sídney, Liverpool y Wollongong) fijaron la mirada en 160 niños de un campamento vacacional y los dividieron en cuatro grupos diferentes.

El primer grupo fue expuesto diariamente a una película de 10 minutos de duración con anuncios de alimentos ricos en calorías como hamburguesas y crema de cacao. Los pequeños del segundo grupo vieron igualmente la película y tuvieron que jugar además con un videojuego provisto de publicidad similar.

Los grupos tres y cuatro tuvieron que lidiar con idénticas interrupciones publicitarias a las de los dos grupos anteriores, pero fueron expuestos a publicidad de otros productos (no alimentarios).

A continuación, los científicos examinaron los alimentos ingeridos por los niños durante el desayuno, el almuerzo y la pausa inmediatamente posterior a la exposición a la película (y/o videojuego).

Los niños que contemplaron publicidad de alimentos poco saludables en el filme y en el videojuego consumieron de media 46 calorías más al día que los niños de los dos grupos de control.

Particularmente notable fue el efecto de la publicidad de comida basura en los niños aquejados de sobrepeso, que llegaron a invertir 95 calorías más que el resto.

Consciente de la amistad (al parecer estrechísima) entre anuncios de comida basura y obesidad infantil, el Ayuntamiento de Londres presentó hace dos meses una iniciativa para prohibir la publicidad de bebidas y alimentos ricos en grasas, sales y azúcares en la toda la red de transporte público de la capital británica.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir