Publicidad

La publicidad de comida basura, vetada en Londres

La publicidad de comida basura no podrá subirse a bordo del transporte público en Londres

Sadiq Khan, el alcalde de Londres, quiere prohibir la publicidad de bebidas y alimentos ricos en grasas, sales y azúcares en la toda la red de transporte público de la capital británica.

comida basuraSadiq Khan, el alcalde de Londres, está dispuesto a parar los pies a la ubicua publicidad de comida basura en la capital británica. Y planea prohibir de manera terminante la publicidad de alimentos y bebidas poco saludables en toda la red de transporte público de Londres (TfL).

Con esta medida Khan pretende desactivar la que califica como una auténtica “bomba de relojería2: la peligrosa plaga de obesidad infantil que ha echado sus zarpas sobre los niños londinenses en el transcurso de los últimos años.

Si la propuesta de Khan finalmente se aprueba, los anuncios de alimentos y bebidas poco saludables serán vetados en el metro, los trenes de superficie, los autobuses y las marquesinas de autobuses de la capital británica.

El plan de ataque pergeñado por el primer edil de Londres cuenta con el respaldo de los pediatras y especialistas en salud infantil. Sin embargo, la Advertising Association asegura que la medida tendría en realidad poco impacto en el bienestar de los más pequeños de la casa.

La prohibición de la publicidad de comida basura en el transporte público forma parte del proyecto “London Food Strategy”, un documento publicado por Khan que se someterá próximamente a consulta.

Lilli Matsone, directora de estrategia de transporte de TfL, asegura que el consorcio londinense de transporte público apoya la iniciativa de Khan para hacer de Londres una ciudad más saludable.

El objetivo del alcalde del Londres es “reducir la influencia y la presión a las que son sometidos los niños y sus familias a la hora de hacer elecciones alimentarias que son claramente contraproducentes para su salud”.

“Estoy decidido a hacer todo lo que esté en mi mano para abordar este problema y ayudar a los londinenses a decantarse por comida más saludable”, subraya el regidor del consistorio de Londres.

La prohibición prevista por Khan afectará a la publicidad de bebidas y alimentos ricos en grasas, sales y azúcares.

Según el ayuntamiento de la City, Londres tiene una de las tasas de obesidad infantil más altas en toda Europa. Y casi el 40% de los niños londinenses con edades comprendidas entre los 10 y los 11 años sufre sobrepeso u obsesidad.

Aun así, hay fuertes diferencias entre distritos y los niño procedentes de áreas más empobrecidas son los más afectados por la lacra de la obesidad.

Rusell Viner, presidente del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil, está convencido de que la publicidad es “uno de los factores que más contribuyen al incremento de la obesidad infantil. Y en este sentido “es vital que ciudades como Londres, donde el problema es particularmente acuciante, tomen medidas para resolverlo”.

En declaraciones a la BBC un portavoz de la Advertising Association enfatiza, por su parte, que Reino Unido ya prohíbe la publicidad de bebidas y alimentos ricos en grasas, sales y azúcares en todos aquellos medios donde la población menor de 16 años constituye más del 25% de la audiencia.

Y además, insiste el portavoz, hay ya vigente una recomendación según la cual no debería emplazarse publicidad exterior de comida basura en aquellos lugares donde en un radio de 100 metros haya colegios y otras instituciones educativas.

“La experiencia en otros países y diferentes investigaciones independientes han demostrado que la prohibición de la publicidad tiene muy poco impacto a la hora de atajar los problemas de amplio espectro social que inciden en la obesidad”, recalca el portavoz.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir