Publicidad

Publicidad con niños, las arenas movedizas de las marcas

En una sociedad donde la juventud eterna es una obsesión, desde estética a modo de vida o hábitos de consumo, muchas marcas han elegido para protagonizar sus campañas de moda o maquillaje, entre otras, directamente a niños y niñas. Y no se trata precisamente de marcas infantiles.

Muchas campañas levantan ampollas por la representación sexualizada de las niñas, una polémica que en ocasiones buscan algunas grandes firmas de moda por eso de “que hablen de ti, aunque sea mal”.

Uno de los casos que más revuelo ha provocado últimamente es el de una niña-modelo francesa de 10 años, Thylane Loubry Blondeau, portada del Vogue de este verano. La niña aparecía en la portada como una niña cualquiera, con un vestido blanco y corriendo en un trigal, sin embargo en las páginas interiores las fotos eran mucho más sensuales y provocativas.

Algunos han visto en este editorial de moda una provocación que critica precisamente esa publicidad hecha con niños, ya que la sesión explotaba esas relaciones fetichistas de la moda con los más pequeños, con niñas llevando vestidos y zapatos que les quedaban grandes, o usando el pintalabios de mamá.

Los padres - diseñadora Véronika Loubry y del ex futbolista Patrick Blondeau - dicen estar de acuerdo con la carrera profesional de Thylane, algo frecuente en este tipo de casos de éxito de los pequeños. Esto podría deberse, tanto a deseo de que sus hijos triunfen, como a que los padres estén proyectando sobre ellos sus sueños y frustraciones.

Estas carreras profesionales, que hacen que los niños entren en contacto con adultos y “jueguen a ser adultos”, puede perjudicar, y en gran medida, a los menores, ya que “no son ellos los que establecen los límites”, como explica la psicóloga Isabel Menéndez a La Razón. Su cerebro no es maduro, y necesitan de sus padres o tutores legales para distinguir aquello que les beneficia de lo que les perjudica. Además, el mensaje lanzado desde los medios es el de juventud como mercancía, como objeto sexual, reproduciendo roles sexistas cada vez a más tierna edad.

Existen otros peligros, como el contacto con las drogas y el alcohol, adelantan su sexualidad. El caso más representativo sería el de la actriz de E.T. Drew Barrymore, que a los 12 años era alcohólica, se drogaba, y había mantenido relaciones sexuales con hombres adultos. Además, esa niñez o adolescencia que han perdido, la querrán retomar más tarde, y con mayor intensidad… sólo hay que fijarse en el ejemplo de Michael Jackson.

Los niños, un reclamo publicitario en alza

Existe ahora mismo un verdadero “boom” de estas estrellas infantiles en la publicidad: la actriz Elle Fanning, de 13 años, es la cara de la nueva campaña de Marc Jacobs. La hija de Madonna ha sacado una línea de maquillaje, y la también actriz Hailee Steinfeld, lanzada al estrellato con la película “Valor de ley”, es actualmente la imagen de la firma Miu Miu con tan sólo 14 años.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir