Publicidad

La frontera que separa a la publicidad de la información se diluye

Publicidad e información, ¿vaya par de gemelas (indistinguibles entre sí)?

Con la auge del cada vez más ubicuo "branded content" la frontera que antaño separaba (de manera inequívoca) a la publicidad de la información, y viceversa, se está diluyendo.

informaciónNacieron a priori de diferentes vientres y, aunque cercanas, la publicidad y la información nunca fueron parientes carnales. Sin embargo, las cosas han cambiado y los anuncios y las noticias son cada vez más indistinguibles entre sí. Así lo concluye al menos un reciente estudio del Centro de Relaciones Públicas de la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo.

El 64% de los profesionales de las relaciones públicas consultadas en su informe por la Escuela Annenberg pronostica que en un plazo de apenas cinco años el consumidor no será capaz de distinguir entre noticias escritas por periodistas (“earned media”) y contenidos promocionales pagados por una organización concreta (“paid media”).

¿Lo peor? Que el 59% cree que al consumidor le dará en realidad lo mismo si se muestra incapaz de endosar la etiqueta correcta a los contenidos, cada vez más abundantes, que llegan a sus ojos.

El 42% de quienes se desenvuelven profesionalmente en el ámbito de las relaciones públicas cree que el cada vez más ubicuo branded content (que se ha convertido en una importantísima fuente de ingresos para los publishers) plantea un problema ético potencialmente muy grave.

Un porcentaje aún mayor de relaciones públicas, el 52%, muestra su preocupación por la tendencia (cada vez más común) de pagar a celebridades, youtubers e instagramers por promocionar múltiples marcas y productos en las redes sociales.

En línea con este dato, buena parte de los profesionales de las relaciones prevé una caída en el gasto volcado en los “earned media” en el transcurso de los próximos cinco años. En cambio, la inversión en “owned media” y “paid media” continuará creciendo a buen ritmo.

Aun sí, estos no son los únicos desafíos de tipo ético que atormentan a los relaciones públicas. El 92% de estos profesionales cree que la amenaza de índole ética que más pupa puede hacer potencialmente a su profesión son las “fake news”. Sigue en importancia a este problema la distorsión deliberada de la verdad (91%).

Por otra parte, aunque el 55% de los profesionales de relaciones públicas reconoce que trabajar para clientes controvertidos puede plantear problemas de tipo ético, el 82% sostiene que todos los individuos, organizaciones y gobiernos tienen derecho a disponer de asesoría en el ámbito de las RR.PP.

Así y todo, el 95% de los relaciones públicas asegura que no trabajaría para determinados individuos, organizaciones y gobiernos por motivos de tipo ético. La industria del tabaco (79%) y la de las armas de fuego (74%) encabezan la lista de sectores que ponen sobre la mesa más problemas de tipo ético en la industria de las relaciones públicas.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir