Publicidad

La publicidad se lanza a la carrera espacial para ser más alta que la Luna

lunaRobert Böhme es informático, su rostro es pálido y delgado y tiene apenas 30 años. Cuando el bueno de Neil Armstromg se convirtió en el primer hombre en pisar la Luna allá por el año 1969, Böhme ni siquiera había nacido. Todo lo que Böhme sabe de aquel crucial momento histórico lo conoce por lo que han tenido a bien contarle otras personas. Y sin embargo, Böhme se siente sorprendentemente cercano a Armstrong y su inolvidable e histórica hazaña.

Desde hace nueve años años un Böhme joven (más aún) y sorprendentemente naíf lleva trabajando en una misión a la Luna, el mismo satélite que Armstrong pisó por primera vez hace ahora 47 años.

Por aquel entonces, allá por el año 2007, Google convocó un inusitado concurso. ¿La misión? Aterrizar en la Luna con un pequeño vehículo, conducir durante al menos 500 metros sobre la superficie lunar y enviar en directo fotos de alta calidad a la Tierra.

A Böhme le atrajo como un imán el concurso convocado por Google y actualmente dirige en Berlín una empresa espacial bautizada con el nombre de Part Time Scientists desde la cual trabaja duro para ganar un certamen en el que concurren otros 15 rivales procedentes de todos los rincones del planeta.

La misión que tiene entre manos Böhme no es a vida y muerte (se trata de un misión no tripulada al fin y al cabo), pero en ella se cita el futuro y muchísimo dinero. No en vano, Google pagará la friolera de 30 millones de dólares al ganador de un concurso en el que el gigante de internet tiene depositadas muchísimas esperanzas, sobre todo desde que la NASA decidiera, por fin, abrir el espacio a las empresas comerciales.

Y es que tal apertura implica la irrupción de un mercado publicitario de altos vuelos que podría llevar definitivamente la publicidad a una nueva y desconocida dimensión. Algunas empresas están lanzando ya al espacio cohetes, cápsulas espaciales y vehículos de aterrizaje provistos convenientemente, como no podía ser de otra manera, de sus logos con la esperanza de participar (a su manera) del gran mito del espacio.

Cuando la misión espacial promovida por Google cobre por fin forma y se convierta en una realidad al 100%, lo hará probablemente llena hasta los topes de logos de marcas.

Sin ir más lejos, la compañía de Böhme se ha aliado ya con un sponsor, la empresa automovilística Audi, para su misión espacial, que sólo verá la luz si Google decide convertir en ganador al equipo liderado por este joven alemán.

El contrincante japonés de Böhme en el concurso se ha colgado asimismo del brazo de otro sponsor, Suzuki. Y es que el tirón publicitario de la misión espacial promovida por Google está fuera de toda duda.

¿El objetivo? Acercarse, aunque sea sólo mínimamente, al fenomenal éxito publicitario cosechado hace cuatro años por Red Bull y su ya legendario salto estratosférico protagonizado por Felix Baumgartner.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir