Publicidad En publicidad, mucho ruido y pocas nueces, si hablamos de la inclusión de la mujer

mujerMucho se ha hablado en los últimos meses de la necesidad de apostar por la inclusión y la diversidad en cada vez más industrias. Un ejemplo reciente lo encontramos en la celebración de los Oscars donde, por segundo año consecutivo, no ha aparecido ningún actor o actriz negro entre los nominados a las preciadas estatuillas.

Hasta no hace mucho este era uno de los grandes problemas a los que ha tenido que enfrentarse la industria publicitaria. La Super Bowl ha recibido muchísimas quejas edición tras edición por mostrar una gran cantidad de anuncios basados en los estereotipos de siempre sin poner el foco sobre la inclusión. Fotografía que, por suerte, ha cambiado en 2016.

Pero el reto no pasa por cambiar si no por mantener el cambio. Una gran frase decía que “la diversidad no es una tendencia” por lo que el verdadero desafío se pone en marcha ahora. Pero, ¿cómo podemos lograrlo? Pues de la misma forma que hemos llegado hasta aquí. Paso a paso.

El Ad Club of New York es una de las organizaciones que ha comenzado a trabajar por el nuevo camino iniciado por la industria, con un patrocinio de actividades en esta línea de 100.000 dólares.

Además, en colaboración con la firma PricewaterhouseCoopers, han realizado un estudio que revela que el 60% de los participantes pertenecientes al mundo de la publicidad, el marketing y los medios, cree que la diversidad y la inclusión en los centros de trabajo son importantes. Una cifra muy por encima de 42% que afirmaba lo mismo en 2013.

Y es que cada vez más estudios demuestran que las empresas que cuentan con más mujeres en sus cúpulas directivas y puestos de responsabilidad alcanzan un mayor éxito. Un informe elaborado por Credit Suisse en 2014 demostró que las empresas que apuestan por la equidad entre sus trabajadores, obtienen valoraciones más altas y mejores ratios de pago.

Las compañías que reportan una mayor diversidad conectan de mejor forma con los consumidores. Incluso, vayamos un paso más allá. Si cada país coincidiese en paridad de género con sus regiones vecinas, el PIB mundial sumaría 12 billones de dólares anuales en 2025. Sí, ha leído bien: 12 billones, según informan desde Adage.

Pero el mundo empresarial no está haciendo todo lo que está en su mano por la inclusión de la mujer en el mundo laboral y la diversidad. Hace 20 años no había ninguna mujer dentro de la lista Fortune 500. De acuerdo con la encuesta realizada en noviembre de 2015 por S&P Capital IQ, ahora hay 21. Un cálculo rápido nos dice claramente que se necesitarían dos décadas para alcanzar el 4,2% de representación femenina.

Al ritmo al que avanzamos, los nietos de los actuales millennials aún continuarán hablando sobre este tema.

El primer y necesario paso que tenemos que dar para avanzar hacia a verdadera inclusión es echar un vistazo a nuestro alrededor y ver qué está pasando. Poner como ejemplo a las empresas pioneras y que apuestan por la diversidad, proporcionando los recursos necesarios para impulsar este cambio. Ojalá y el 2016 sea el año en el que realmente conseguimos pasar de la conversación sobre el papel a las acciones reales.

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

entrevista y&R

seccion cannes

pilar icemd entrevista

Reportaje MRM

Compartir