Publicidad

Publicidad nativa: ¿hasta qué punto debemos permitir a los anuncios jugar al escondite?

osoLa publicidad nativa está en boca de todos. Esta práctica publicitaria permite al anunciante "camuflarse" como contenido llegando al consumidor de manera menos intrusiva y relevante.

Muchas veces no somos conscientes de la cantidad de publicidad que nos rodea haciéndose pasar por contenido, pero el mundo digital parece abrazar esta práctica publicitaria con gran fuerza.

El “marketero” Enrique Dans ha regalado una entrada de su blog a este interesante tema, aportando nuevos datos y enfoques que nos aclaran los difusos límites que separan, en ocasiones, a la publicidad del contenido.

Según un informe de la Online Publishers Association norteamericana, el 73% de sus asociados empleaba formatos de este tipo en sus publicaciones en julio de 2013, y un 17% más planeaba recurrir a ellos en lo que quedaba del año. La razón es más que evidente: según las marcas que la utilizan, funciona. Mientras la definición de native advertising no está siquiera completamente consolidada, la IAB publica un informe intentando una categorización del tema y la Federal Trade Commission se plantea qué medidas tomar y cómo regularlo.

Una cosa está clara: el problema viene cuando no dejamos claro qué es publicidad y qué es contenido. Jugando al escondite, el anunciante podrá mejorar los ratios de acceso, pero estará engañando al consumidor, algo que a la larga pagará caro.

Últimamente se está debatiendo mucho acerca de este tipo de publicidad, pero tenemos que ser conscientes de que no es nada nuevo, y un gran ejemplo de ello es el publirreportaje, un tipo de publicidad a la que estamos más que acostumbrados.

Aun así, es verdad que la era digital está fomentando su crecimiento, lo cual ha comenzado mostrar el interés de algunos por regular la práctica de la publicidad nativa. Dans tiene una opinión muy clara al respecto: “Si se regula, tendrá que ser seriamente, sancionando con severidad tanto a soporte como a anunciante cuando induzcan a confusión, y fomentando por encima de todo la claridad y la transparencia. Si no se regula, el mercado terminará por saber que hay medios en los que sabe que lo que lee responde a un criterio editorial genuino, y otros en los que, sencillamente, no es así”.

Publicidad nativa, sí, pero con transparencia, por favor.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir