Publicidad

La publicidad navideña, en apuros por el declive de la televisión lineal

La publicidad navideña, ¿una diosa que se cae del olimpo publicitario?

En un momento en el que consumidor rehúye cada vez más de la tradicional televisión lineal, la publicidad navideña (que tiene quizás en la pequeña pantalla a su principal aliada) puede eventualmente resentirse.

publicidad navideñaLa publicidad navideña impacta casi irremediablemente en el comportamiento de compra del consumidor, al que colma de inspiración para realizar regalos a sus más allegados. Sin embargo, en un contexto mediático crecientemente complejo en el que el consumidor está cada vez más volcado en los ubicuos dispositivos móviles y las plataformas vídeo en streaming, los anuncios de Navidad (que hallan cobijo tradicionalmente en la televisión lineal) pueden potencialmente desgajarse (aunque sea mínimamente) de su proverbial eficacia.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por OpenX y The Harris Poll, entre los consumidores más jóvenes está creciendo de manera galopante el desapego hacia la televisión tradicional. Si bien el consumidor medio continúa prestando más atención a la televisión en directo que a los servicios de vídeo en streaming, los millennials ven estas últimas plataformas un 77% más que la pequeña pantalla.

Más de la mitad de los consumidores invierte tres horas o más al día en sus dispositivos móviles. Mucho más arrebatado es el amor que la Generación del Milenio regala al smartphone de sus amores. No en vano, uno de cada cinco millennials dedica más de 6 horas al día a los dispositivos móviles.

Reflejo de los sísmicos cambios que se están produciendo actualmente en el consumo mediático son igualmente otros dos datos: más de una cuarta parte de los consumidores confiesa que ya no ve la televisión en directo y seis de cada diez prefieren ver en streaming sus programas televisivos favoritos.

El consumidor huye cada vez más de la televisión lineal, donde se refugia tradicionalmente la publicidad navideña

Si nos detenemos en la publicidad, dos terceras partes de los consumidores admiten que evita enfrentarse al visionado de anuncios en la televisión. El 27% va más allá y abandona la habitación cuando se emiten spots en la pequeña pantalla o se vale de dispositivos set-top-box para regatearlos.

Pese a bote pronto el consumidor parece particularmente receloso a la hora de interactuar con la publicidad televisiva, dos terceras partes de los compradores reconoce haber tenido ideas para hacer regalos de Navidad tras ver anuncios en la televisión. Y el 35% ha llegado incluso a formalizar una compra después de ver publicidad navideña en la pequeña pantalla.

Especialmente prestos a dejarse influenciar por la publicidad navideña están los padres. El 41% confiesa haber comprado regalos tras ver anuncios de Navidad en la televisión.

Uno de cada cinco compradores señala que se apoya en la publicidad navideña para estar al tanto de potenciales regalos, productos y ofertas de temporada.

"Aunque los patrones de consumo mediático están cambiando, la eficacia general de la publicidad se mantiene constante y hay todavía un grandísimo potencial para la publicidad que se hace bien", señala Gavin Stirrat, vice president of partners services de OpenX para la región EMEA.

La creciente popularidad de la televisión en streaming representa, por otro lado, una gran oportunidad para los anunciantes. No en vano, el 54% de los consumidores dice haber visto anuncios en las plataformas de televisión en streaming y haber interrumpido el visionado de programas para informarse sobre los productos y servicios promocionados.

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir