Publicidad

Publicidad navideña: ¿muchas lágrimas y pocas compras?

publicidad-navidenaLa publicidad navideña que se asoma durante esta época del año a la pequeña pantalla es el summum de la emotividad y se las ingenia para hacer llorar (a mares) al espectador. Pero, ¿surten de verdad efecto las lágrimas a la hora de animar al consumidor a comprar? Parece que no.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por la web MoneySavingExpert.com, sólo el 1% de los 11.500 consumidores consultados admite que los anuncios ejercen un “gran impacto” en sus compras navideñas. Un porcentaje igualmente insignificante, el 2%, confiesa que la publicidad navideña tiene “impacto” (a secas) en sus compras de Navidad.

Uno de cada diez consumidores dice que los anuncios navideños tienen “rara vez impacto” en sus compras, mientras que el 66% afirma con rotundidad que la publicidad navideña no le influye en absoluto a la hora de comprar.

Otro dato (absolutamente) deprimente para los anunciantes que se esconde en el informe de MoneySavingExpert.com es que al 69% de los consumidores le gusta la publicidad navideña, pero fracasa a la hora de asociarla a una marca concreta.

El 9% de los consumidores afirma, por otra parte, que los anuncios navideños le despiertan más animadversión que otra cosa y rehúye de manera deliberada los productos de las marcas que hay detrás de ellos.

En Reino Unido, donde la publicidad navideña es un auténtico fenómeno similar al que tiene lugar al otro lado del charco con motivo de la “Super Bowl”, los anunciantes invertirán esta Navidad la friolera de 5.600 millones de libras (aproximadamente 6.800 millones de euros).

No obstante, hay marcas a las que tamaño desembolso parece merecerles la pena. John Lewis, cuyas campañas navideñas son un auténtico hito publicitario, asegura que durante los últimos cuatro años la publicidad dio un impulso a sus ventas del 16% durante las fiestas de Navidad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir