Publicidad

La publicidad es tan sexista que parece venida a veces de otro (troglodita) planeta

sexismoQue el sexismo y la publicidad son una suerte de pareja de hecho es una verdad universal casi desde el principio de los tiempos (publicitarios). Sin embargo, y aunque de este lamentable pero histórico dúo no cabe esperar nada bueno, sus tropelías pasan a veces de castaño oscuro y son de tal bajeza que parecen casi increíbles (y venidas de otro planeta).

Para constatar esta afirmación basta echar un vistazo a las seis campañas (bestialmente machistas) que el organismo encargado del autocontrol publicitario en Alemania, el Deutsche Werberat, acaba de amonestar públicamente el país de Angela Merkel.

En una de ellas, una valla publicitaria que vende las bondades culinarias del bar Riffel en la ciudad germana de Hannover, aparece una mujer totalmente desnuda “cabalgando” a lomos de una salchicha.

1

Otra empresa a la que el sexismo se le fue literalmente de madre en una campaña es a la cadena de talleres mecánicos Pistop.de. En un anuncio concebido para ser difundido en internet una mujer ligerita de ropa es utilizada como excusa para vender yantas para neumáticos.

2

Ha recibido también un fuerte tirón de orejas por parte del Deutsche Werberat una campaña de la peluquería Wüster & Friends en la que aparece en primer plano el (escasamente cubierto) trasero de un mujer que presume supuestamente de corte de pelo frente a su pareja.

3

Un anuncio de la óptica Baumgartner en el que unas gafas dejan ver con nitidez el rostro de una mujer pero no su cuerpo desnudo (convenientemente desenfocado) ha provocado asimismo las iras del Deutsche Werberat.

4

El desfile de la vergüenza (machista) lo completa un anuncio de la empresa de transporte Corthum en el que una mujer se restriega lascivamente el pecho con barro, y una campaña de la imprenta Druckbude Zeuthen en la que el logotipo, el número de teléfono y el dominio de la web de la compañía aparecen convenientemente tatuados en la nalga desnuda de una mujer.

5

A la vista de tan execrables ejemplos está claro que el machismo sigue campando a sus anchas en la publicidad y que se necesitarán algo más que buenas intenciones para pararle los pies.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir