Publicidad

Los estudiantes dejan en evidencia a los profesionales en Spotlight

¿Pueden los estudiantes sacar los colores a los publicitarios hechos y derechos? Pueden

En el festival de publicidad Spotlight, celebrado la semana pasada en Stuttgart (Alemania), los estudiantes dieron muestras de más músculo creativo que los profesionales.

spotlightTras toda una plétora de discusiones (probablemente acaloradas) en la última edición del festival de publicidad Spotlight, celebrado el 11 y el 12 de abril en Stuttgart (Alemania), el jurado tuvo a bien conceder única y exclusivamente tres oros a las campañas de profesionales que allí concurrían. Bastante menos debió esforzarse (y discutir) el jurado cuando tuvo que adjudicar los metales de mayor valor a las campañas que llevaban la firma de estudiantes (y que competían, por lo tanto, en un apartado ad hoc).

En términos de creatividad los estudiantes dejaron este año en evidencia a los publicitarios hechos y derechos en Spotlight, un festival consagrado a la publicidad audiovisual donde los anuncios que allí compiten pasan tanto por el tamiz de un jurado integrado por profesionales como el de los consumidores, convenientemente pertrechados de mandos a distancia para juzgar la calidad de las piezas.

269 trabajos competían este año en la 22ª edición de Spotlight y los profesionales allí congregados no tienen prurito alguno en reconocer que las piezas firmadas por estudiantes eran bastante más frescas, valientes y vivaces que aquellas con la rúbrica de agencias (tanto para hacer sentir vergüenza a los trabajos de estas últimas, dueñas para más inri de presupuestos mucho más abultados).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Helmut Hartl, presidente del jurado de Spotlight Students, endilga a las piezas presentadas en la rama estudiantil del festival la etiqueta de “creatividad felizmente polimórfica”.

Entre los trabajos de Spotlight Students hay "una convincente amalgama de perfección artesanal, fenomenal storytelling y sobre todo mucho corazón", asegura Hartl.

En la categoría TV & Cine el máximo galardón otorgado por el jurado profesional recayó en manos de la pieza “Tears in Heaven” de Bernd Fass (Academia de Cine de Baden-Württemberg). En palabras del jurado “Tears in Heaven” constituye una primorosa “oda a la entrega y la abnegación narrada con elevadas dosis de fantasía e ironía” y que, excelentemente ejecutada, se clava como una estaca en el corazón del espectador.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Por su parte, el público adjudicó el oro en la sección TV & Cine al filme “Blauäugig” de Jan-Davin Bolt (Escuela Superior de las Artes de Zúrich).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

La categoría Web & Mobile fue particularmente fértil en premios para los estudiantes, pues el jurado tuvo a bien distinguir a tres piezas distintas con tres oros: “Panarea” de Alexander Pietzsch (Academia de Cine de Baden-Württemberg), “MyBorders JoyFence” de Michael Kranz (Escuela Superior de Televisión y Cine de Múnich) y “Dark Red” de Eugen Merher (Academia de Cine de Baden-Württemberg).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

De “Panarea” el jurado destacó su soberbio storytelling, su ánimo a la hora de experimentar y su atinada dirección de arte. En “MyBorders JoyFence” el jurado valoró su pericia retratando el aislamiento y sazonando el argumento con elevadas dosis de ironía. Y “Dark Red” se metió en el bolsillo al jurado con su sensibilidad, convenientemente transportada con metáforas, para abordar un tema extraordinariamente complicado: la muerte de un niño.

El público difirió del jurado y otorgó el máximo galardón en Web & Mobile a la pieza de corte humorístico “The Last Wish” de Raphael Ghobadloo (Academia de Cine de Baden-Württemberg).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Tanto las piezas premiadas por el jurado como por el público en Spotlight estaban condimentadas este año con elevadas dosis de sentido del humor, ironía y calidez (quizás para combatir para combatir las inseguridades de la gélida vida moderna) y también de compromiso social (el ingrediente de moda en la publicidad moderna).

Desde el punto de vista de Matthias Storath, CCO de la agencia alemana Heimat y presidente del jurado de Spotlight Professionals, en la buena publicidad la clave está inevitablemente en el storytelling. “Al final todo lo que hacemos gira en torno a la capacidad de conmover de la publicidad y de si los anuncios tocan o no el corazón del espectador”, subraya.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir