Marketing y Publicidad

El amor (ciego) abre los ojos gracias al queso en esta divertida campaña

Los "quesoadictos" de esta campaña se liberan de relaciones tóxicas gracias al queso

En su nueva campaña Jarlsberg logra que los protagonistas den plantón a sus aborrecibles parejas con la inestimable ayuda del queso.

jarlsbergSe supone que las relaciones románticas deben hacer crecer al sujeto amado y extraer de él lo mejor de su naturaleza, no reprimirle. Sin embargo, los pobres protagonistas de la última campaña de la marca noruega de queso Jarlsberg tienen que aprender a soltar amarras con respecto a sus parejas, que ejercen a todas luces demasiado control sobre ellos (y sobre sus elecciones de compra).

Los dos spots que forman parte de la nueva campaña de Jarlsberg se inauguran ambos con idéntica escena: con los protagonistas agarrando un trozo de queso en el supermercado y con su pareja volviendo a colocarlo en el estante.

¿A qué se debe el acendrado odio que inspira el queso a las parejas de los protagonistas de la última campaña de Jarlsberg? ¿Son quizás las calorías del queso lo que a todas luces reprueban? ¿O es que el queso rezuma diversión por todos sus poros y hay que pisotear con fuerza esa diversión?

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Independientemente de la causa que se oculta tras la aversión al queso de las quisquillosas parejas que desfilan por la nueva campaña de Jarlsberg, el caso es que sus actos prenden en sus compañeros de vida la mecha de recuerdos (¿o acaso premoniciones?) de otros terribles momentos vividos en el transcurso de su relación.

El aborrecible novio de la campaña de Jarlsberg se queda dormido en el teatro, compra una horrenda butaca reclinable y obliga a su desventura pareja a embarcarse en espantosas excursiones que odia. Por su parte, la detestable novia fuerza a su media naranja a mover repetidamente objetos extraordinariamente pesados, a posar en fotografías del todo embarazosas y a asistir a clases de baile donde ella muestra una sospechosa familiaridad con el profesor.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Inspirados por los arrebatadores momentos de lucidez que tienen en el supermercado, los protagonistas de los anuncios de Jarlsberg arramplan con varios trozos de queso y se marchan del punto de venta (presumiblemente en solitario) mientras de fondo se escuchan los acordes del tema “I’d Do Anything for Love (But I Won’t Do That)” de Meatloaf.

Dirigidos por Trond Fausa, los spots llevan la firma de la agencia noruega TRY y la productora Tangrystan.

Te recomendamos

Enamorando

Informa

Dendary

Atresmedia

Compartir