Publicidad

Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña

Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campañaSi es usted de esas personas a las que les gusta revolcarse con maligno placer en el dolor ajeno, quizás la campaña que le proponemos a continuación logre arrancarle una (perversa) sonrisa porque está repleta de lágrimas, gimoteos y chillidos (de puro dolor).

La campaña, que lleva la firma de la marcas de golosinas Peeps, muestra a adultos hechos y derechos absolutamente desconsolados porque retoños han tenido han tenido la osadía de robarles sus dulces.

El eje central de la campaña es un spot de 60 segundos de duración en el que varios padres y madres se deshacen en lágrimas al comprobar que sus hijos se han zampado sus preciadas golosinas.

Varios gifs (absolutamente hilarantes) y unas simpáticas notas de disculpa escritas de puño y letra por los “ladrones” ponen la guinda del pastel a esta campaña, que echa raíces en una conocida broma del humorista Jimmy Kimmel.

Cuando se aproxima Halloween al otro lado del charco, el programa del conocido humorista estadounidense (que presentó la última gala de los Oscar) graba con cámara oculta a varios niños que constatan, con estupor, cómo sus progenitores les han robado los tradicionales caramelos de la Noche de Brujas.

Detrás de esta campaña, en la que los más pequeños de la casa se vengan de las “trastadas” de sus padres, está la agencia Terri & Sandy.

Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña Las rabietas de los adultos son aún peores que las de los niños, según esta divertida campaña

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir