líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Radicalización y desconfianza: La relación entre el tracking y el fraude publicitario

Marketing y PublicidadMuñeca con sensor de seguimiento visual de 'El juego del calamar'

Bob Hoffman analiza la relación entre el tracking y el fraude publicitario

Radicalización y desconfianza: La relación entre el tracking y el fraude publicitario

¿Cómo radicalizan los algoritmos? ¿Cuál es el alto precio a pagar por el tracking en la publicidad online? Lo explica el experto Bob Hoffman en esta controvertida charla.

La privacidad online se ha convertido en uno de esos tesoros perdidos que los usuarios tratan de buscar por activa y por pasiva, como si se tratara de una aventura de Indiana Jones. La extracción de la información de las audiencias es una de las mayores preocupaciones de expertos de la industria publicitaria como Bob Hoffman, cuyo alter ego es AdContrarian.

«No creo que sea una exageración decir que podríamos ver como un buen sistema de espionaje camuflado de publicidad un buen trato en publicidad online», aseguró durante su intervención en la cumbre The Future of Our Digital World. «Muchas investigaciones apuntan a que solo se hace clic en 5 anuncios display de 10.000, pero cada uno de esos es capaz de sacar información de los usuarios», insistió.

Hoffman detalló durante su charla las razones por las que considera que la práctica del tracking se intenta justificar para hacer buena publicidad. «La publicidad ha ido a peor, no a mejor. Se ha vuelto menos efectiva, no más. Se confía menos que nunca en la industria publicitaria. En lugar de crear una publicidad que sea más relevante, más oportuna y que guste más, estamos creando una publicidad más molesta y más evitada», explica.

«Un estudio mostró que, de todas las formas de publicidad, las ocho que menos gustaban a los consumidores, eran todas formas de publicidad online», señala. Después, procedió a asegurar que otro estudio mostró que de 24 industrias que se habían estudiado, los publicitarios eran las personas en las que menos se confiaba.

El profesional afirmó que esto se debe, en buena parte, a los escándalos relacionados con el ámbito publicitario, como «el fraude de anuncios» o el «abuso de los datos personales». «Cada uno de estos problemas puede ser relacionado de algún modo con la práctica de espiar a la gente online y recoger información sin su conocimiento y su consentimiento. Una de las terribles consecuencias de esto es que está socavando la confianza de la gente y la integridad de las instituciones democráticas, e incluso las elecciones», apuntó.

¿Qué relación hay entre los algoritmos, el tracking y la radicalización política?

Por otro lado, hizo especial hincapié en la relación entre ese seguimiento y la radicalización de los pensamientos de las personas. «Hay una línea que conecta el seguimiento online y la radicalización política», comenta.

A continuación, explicó cómo los algoritmos de los que se sirven las plataformas para mostrarnos contenido afín y generar engagement pueden interferir en las opiniones. «El principal objetivo de estos algoritmos es mantenernos dentro del corral de la publicidad. Cuanto más tiempo paso en el corral, más dinero puede conseguir la plataforma de vender el espacio a los anunciantes. Esto hace que acabemos en agujeros en los que nos encontramos a gente cuyas ideas son versiones extremas de las mías», opinó.

En este punto, explicó que un estudio interno realizado por un grupo de ejecutivos de Facebook mostró que los algoritmos que usaban estaban alejando a la gente. «Según la investigación, el 60% de todas las uniones a grupos extremos se deben a nuestras herramientas de recomendación. Nuestros sistemas de recomendación hacen crecer el problema», leyó Bob Hoffman a modo de cita.

«Facebook quiere creer que es una plataforma en la que la gente puede poner libremente su opinión y que eso es sano para la sociedad. Ese estudio revela la verdad: describe cómo Facebook ha dirigido a la gente en grupos extremos de todos los tipos. Todos han sido llevados por los algoritmos conducidos por el tracking online«, aseguró.

Entre los motivos que utilizan los publicitarios para justificar el tracking que apuntó encontramos que los medios online perjuran que no pueden ser viables sin esa especie de espionaje.

 

El bienestar emocional se convierte en la causa social que más preocupa a los jóvenes españolesAnteriorSigueinteFIAP cierra su brillante edición número 50 entregando 4 Grandes Soles de Iberoamérica

Contenido patrocinado