Publicidad

Rosa para niña y azul para niño: el sexismo sigue campando a sus anchas en la publicidad de juguetes

juguetesCon las campañas publicitarias navideñas vuelve la voz experta que anuncia que sigue habiendo diferencia a la hora de vender y comprar regalos según el sexo de los hijos. Expertos han alertado de los numerosos estereotipos que siguen vigentes, especialmente en los anuncios televisivos –y en los catálogos que inundan los portales estas fechas-.

Legos, coches, juegos de combate y de tipo deportivo llevan aún anclados el símbolo de la masculinidad; mientras que coches de muñecas, cocinitas y barbies siguen siendo ‘cosas de niñas’. Datos ofrecidos por el Consejo Audiovisual de Cataluña, experto en normativa del sector, señalan que un 40% de los mensajes publicitarios de los juguetes tiene algún estereotipo sexista (de estos, un 61,8 % representaban estereotipos masculinos y un 38,2 %, femeninos).

Los propios colores del envase dan pistas a los padres de a quien va dirigido –azul para niños y rosa para niñas-. Son los padres los que más presión reciben a la hora de hacer un regalo, pues los niños piden según lo que ven anunciado, y muchos adultos, por miedo a defraudar a sus hijos, ceden y compran a sabiendas de su significado diferencial y sexista. Pero como señala Sergi Fàbregues, profesor de Psicología y Ciencia de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “los juguetes son herramientas y experiencias lúdicas básicas esenciales en el proceso cognitivo, por lo que limitar a los niños o a las niñas a un tipo de juego reducirá también sus capacidades”. Conxa Royo, también miembro de la UOC, dice que “el problema no son tanto los juguetes, sino la orientación que se les da”. Es la construcción social y cultural que hace que los niños elijan uno u otro regalo en la carta, y no es algo que les viene innato a los niños y niñas.

Para evitar seguir con estos prejuicios, los psicólogos recomiendan que se evite la ‘sobreexposición’ de los menores al bombardeo publicitario televisivo; es decir, que se evite lo más posible que los niños conozcan los sesgos sexistas que ofrece la publicidad. Pues a largo plazo, como señala Fàbregues, “estos valores sexistas acaban influyendo en las relaciones de género que se darán en su vida como adultos”. Revisar la ‘carta a los Reyes Magos’ y reflexionar –si el niño ya tiene una edad suficiente- sobre los regalos también puede ser otra actividad positiva, además de pedagógica.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir