líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Ryan Reynolds y otros famosos que hacen morirse de la envidia a los publicitarios de pura cepa

Marketing y PublicidadFotograma del spot "Match Made In Hell" de Maximum Effort para Match

El auge de los famosos en la industria publicitaria

Ryan Reynolds y otros famosos que hacen morirse de la envidia a los publicitarios de pura cepa

Ryan Reynolds, Shaquille O'Neal, Dwayne Johnson o Pitbull son algunos de los famosos que en los últimos tiempos se han tirado a la piscina de la industria publicitaria.

Cuando allá por el mes de diciembre 2020 estaba a punto de exhalar su último aliento, Match y Maximum Effort, la agencia del actor canadiense Ryan Reynols, se descolgaron con el spot «Match Made In Hell», que se coló rápidamente (y con todo merecimiento) en la lista de los mejores anuncios del año.

En apenas 90 segundos el protagonista de Deadpool supo capturar a la perfección el «zeitgeist» del infame año 2020. Lo suyo fue un golpe de genio al alcance de muy pocos publicitarios (de los que se dedican en exclusiva a hacer anuncios).

Y lo cierto es que el buen hacer de Ryan Reynolds como publicitario no se limita única y exclusivamente a esa refulgente joya que es «Match Made In Hell». En 2019 el intérprete ya apuntó maneras con un anuncio que hacía sangre del controvertido spot navideño de Peloton (y lo hacía para vender las bondades de su propia marca de ginebra Aviation Gin).

Ryan Reynolds no es único famoso que brilla en la industria publicitaria

Pero Ryan Reynolds no es el último famoso que ha probado suerte en la publicidad en el transcurso de los últimos años. También lo han hecho «celebrities» como Shaquille O’Neal Dwayne Johnson y Pitbull. Y sus proyectos en el ámbito de la publicidad van mucho más allá de la vanidad pura y dura (como cabría suponer a bote pronto).

La amalgama de creatividad y cultura popular es, al fin y al cabo, una mezcla explosiva susceptible de poner inmejorables resultados sobre la mesa. Así lo enfatiza en declaraciones a MarketingDive Sandra Alfaro, vicepresidenta ejecutiva y managing partner de 305 Worldwide, la agencia de marketing multicultural del cantante estadounidense Pitbull.

Los pinitos de los famosos en el universo de la publicidad tampoco son nuevos (aunque lo parezcan). En los años 70 el famoso presentador estadounidense Chet Huntley fue socio de la agencia Levine, Huntley, Schmidt y Beaver. Y allá por 1997 Spike Lee y DDB sumaron fuerzas para alumbrar la agencia multicultural Spike DDB.

«Madison Avenue siempre ha querido estar, al fin y al cabo, allí donde se gesta la cultura, por lo que tiene sentido la irrupción de celebridades en la industria publicitaria», apunta Avi Dan, fundador de la consultora Avidan Strategies. «Las agencias siempre han deseado estar culturalmente conectadas y Hollywood genera cultura de múltiples formas. Es lógico que surjan agencias directamente vinculadas a famosos», subraya.

Por su parte, Omid Farhang, fundador de Majority, se apresura a puntualizar que la suya no es ni mucho menos la agencia de Shaquille O’Neal (y nada más). Majority nació en realidad con el último objetivo de dar cobijo a creativos de origen multicultural que no habían considerado previamente aventurarse profesionalmente en la arena de la publicidad (o que habían optado por aventurarse en senderos diferentes para llegar a esta industria).

«Queremos abrir las puertas a personas que han estado históricamente infrarrepresentadas en la publicidad», indica Farhang. «Sería ingenuo pensar que contar con el apoyo de Shaquille O’Neal no tiene ningún impacto en lo que hacemos», admite el fundador de Majority. No en vano, «los CMOs son fans de la cultura popular, todos lo somos en realidad», apostilla.

Generando negocio más allá de la luz cegadora emitida por las «celebrities»

Por otra parte, las agencias creadas por famosos son también un poderos instrumento para ellos a la hora de gestionar sus propias marcas. Maximum Effort es, por ejemplo, la agencia de cabecera de Aviation Gin, y gracias a las divertidos y a menudo virales anuncios la marca de ginebra de Ryan Reynolds ha visto cómo su popularidad subía como la espuma en el transcurso de los últimos años.

Las agencias «apadrinadas» por celebridades tienen además frente a sí un reto en absoluto baladí: el de crear identidades independientes de sus creadores.

«Un famoso no lo aporta todo a una agencia, le quizás abre puertas, pero poco más», advierte Dan. Para sobrevivir y no morir a la primera de cambio las agencias con «celebrities» detrás tienen que nutrirse de sus propias ideas y tales ideas deben ser buenas, enfatiza Dan.

«Las celebridades no son ideas», corrobora Farhang, que hace hincapié en que los clientes de su agencia no quieren conocer a Shaquille O’Neal, quieren hallar soluciones para sus problemas. Y en eso precisamente se sustenta el modelo de negocio de Majority.

 

LLYC brilla en El Sol con dos de sus campañasAnteriorSigueinteOreo o por qué merece la pena despegarse del móvil para comerse la vida a bocados

Noticias recomendadas