Publicidad

Poner la lavadora apacigua el alma, según Samsung

Samsung o por qué hacer la colada es el colmo de la paz interior

Samsung y Leo Burnett han estrenado recientemente en Israel un simpático spot que explora el increíble sentimiento de satisfacción que se apodera de quienes vacían la cesta de la colada.

samsungHacer la declaración de la renta o llevar las botellas vacías (acumuladas a menudo durante meses) al contenedor para envases de vidrio. Acometer estas pequeñas pero incómodas tareas cotidianas hacen respirar hondo, muy hondo, al que decide por fin emprenderlas.

El "pepito grillo" que todos albergamos en nuestro interior, ese que nos sermonea sin piedad por dejar todo para mañana, se apacigua por fin cuando nos ponemos manos a la obra y hacemos aquello que hemos estado demorando durante días.

Este beatífico sentimiento de paz interior que se apodera de todos nosotros cuando hincamos por fin el diente a aquellas tareas que tantísima pereza, absolutamente insoportable, nos despiertan es retratado precisamente en un nuevo y simpático spot lanzado por Samsung en Israel.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

El anuncio de la compañía surcoreana, que lleva la rúbrica de la agencia Leo Burnett Israel, está protagonizado por un hombre que ve por fin el fondo de su cesta de la colada, habitualmente llena hasta los topes de ropa sucia.

Atraído por el fondo de su cesta de la colada, aquel que no ha vuelto a ver quizás desde que tuvo a bien adquirirla, el inusitado héroe del nuevo spot de Samsung termina copando la primera plana de los diarios, firmando autógrafos, protagonizando videojuegos y películas y encaramado a un pedestal en forma de estatua (sus heroicidad no tiene, al fin y al cabo, parangón).

De repente el fenomenal sueño en el que ha quedado atrapado el protagonista estalla como una burbuja y éste regresa a su hogar en calidad de hacendoso amo de casa. El final de su feliz narcosis lo provoca su hija, que arroja despreocupada una prenda a la cesta de la colada otrora vacía y no se digna siquiera a mirar a los ojos a su progenitor.

Afortunadamente la lavadora Samsung del protagonista está pertrechada de la función "Add Wash" y, aunque está ya lavando, puede ser parada cómodamente para añadir más prendas a su tambor. La cesta de la colada vuelve, por lo tanto, a quedarse vacía y la paz interior vuelve a embargar de nuevo al protagonista.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir