Publicidad

¿Se ha salido de madre (y padre) la publicidad de hípsters?

hipstersDe ser una suerte de subcultura o minoría, los hípsters se han convertido en los últimos tiempos en un fenómeno "maistream" que no conoce de fronteras físicas (ni culturales). No en vano, la publicidad, que no pierde ripio de los fenómenos de masas, está llena hasta los topes de "modernos". ¿El problema? Que algunos están ya un poco cansados de la vena "hisptérica" de la publicidad. Es el caso del cineasta Steven Rosenthal, que se ha descolgado recientemente con una descacharrante parodia sobre la (omnipresente) publicidad protagonizada por hípsters.

El vídeo, pensado para hacer las delicias de "todos aquellos que están hartos de los anuncios sobre hípsters" (en palabras del propio Rosenthal), está protagonizado por un puñado de jóvenes ("modernos") de entre 20 y 30 años que hacen todo lo posible (y lo imposible) para mostrar al mundo su talento, desde utilizar todas sus partes del cuerpo para alumbrar obras de arte a sacar fotos de edificios a punto de desmoronarse, pasando por tocar música en el desierto.

Una voz femenina en off pone la guinda del pastel al vídeo de Rosenthal. Con un tono deliberadamente irónico, esta voz parece aplaudir la mil y una “hazañas” de los hípsters del vídeo. Sólo al final nos damos cuenta de que lo último que quiere hacer el spot de marras es ser una loa de los modernos. Cuando el vídeo llega a su fin, la voz en off se descuelga con esta sonora frase: “Grow the fuck up. Love, adults”.

Rosenthal, el autor de esta feroz crítica a la publicidad “hipstérica”, tiene una larga trayectoria profesional sobre sus espaldas y ha trabajado, entre otras empresas, para MTV, Comedy Central y HBO.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir