Publicidad

"Sé un hombre", la polémica y retrógrada campaña marroquí

"Sé un hombre y cubre a tus mujeres", la polémica campaña marroquí que moviliza las redes sociales

La polémica campaña marroquí "Sé un hombre y cubre a tus mujeres", contra la libertad en el vestir, enciende la polémica en las redes sociales.

Sé un hombreDecenas de activistas, internautas e intelectuales han mostrado su indignación en Marruecos contra la campaña "Sé un hombre", que ha inundado las redes sociales desde principios del mes de julio. Un hashtag en árabe clásico o en el dialectal marroquí que va acompañado de "Cubre a tus mujeres".

La campaña, que ya se produjo de forma similar en Argelia hace tres años, busca que los hombres obliguen a sus mujeres a cubrirse este verano en la playa. Según Betty Lachgar, portavoz del Movimiento Alternativo por las Libertades Individuales (Mali), la situación de las mujeres en los espacios públicos del país ha empeorado en las últimas décadas.

Lachgar afirma que, aunque las que iban en bañador antes también eran una minoría, "no había acoso, como lo hay ahora". Por ello, su objetivo no es obligar a las mujeres a descubrirse, sino darles la libertad de decidir lo que quieren o no quieren llevar a la playa.

"Como si no quieren ir a la playa... Es igual. Lo importante es que las mujeres actúen en libertad y no bajo la dominación del patriarcado. No se trata de ropa, sino del cuerpo. Queremos que los hombres dejen de controlar nuestros cuerpos. Esos mismos que no respetan nuestro cuerpo son los que cuando una mujer es violada dicen 'se lo merecía, por cómo iba vestida'. Son los mismos que me acosan e insultan", expresa, según ElPaís.com.

Pero "Sé un hombre" no solo tiene apoyo entre varones. Hanah, una mujer marroquí que acude a la playa con sus dos hijas vestida con un niqab, señala: "Está escrito en el Corán. Antes de que ningún hombre lo dijera Alá es quien ha dicho que las mujeres deben ir bien cubiertas y así serán respetadas".

Pero en esa misma playa se encuentra Safa, la única mujer a la que se puede ver con bañador. "Soy musulmana y soy libre", afirma. "El que piense que es un hombre porque se acuesta con una mujer no es hombre ni es nada. Muéstrame a diez hombres y te diré que soy más fuerte que ellos. Estoy divorciada, dejé mi país y mi cultura hace veinte años, vivo en Londres y me levanto para trabajar todos los días a las seis de la mañana. Nadie me tiene que decir cómo tengo que ir vestida".

"La expresión en árabe dialectal marroquí de "Sé un hombre" se emplea en cada momento de la vida cotidiana", añade Lachgar. "Incluso para las mujeres, cuando se pretende animarlas y que tengan fuerza, se les dice 'kun rajel', que equivale en español a 'ten cojones'. Sabemos que esto no va a cambiar tampoco en diez años. Pero hay que hacer algo. Hay que moverse".

A pesar de que la situación de las mujeres en Marruecos ha mejorado desde 2004, año en el que se impulsó un nuevo código de familia que elevaba la edad de casamiento de los 15 a los 18 años y hacia obligatorio el reparto de los bienes matrimoniales con el divorcio, todavía queda mucho camino por recorrer. Todavía se siguen celebrando cerca de 45.000 matrimonios entre adultos y menores de edad, además de castigar seriamente las relaciones pre-matrimoniales y marginar a las madres solteras y a sus hijos. Asimismo, las mujeres están obligadas a heredar la mitad del dinero y bienes que los hombres.

Según una encuesta de ONU Mujeres, elaborada en 2016, el 38% de los hombres de la región de Rabat-Salé-Kenitra considera que las mujeres merecen ser golpeadas en algunas ocasiones. El 62,8% de las mujeres afirmó haber sufrido algún acto de violencia.

 

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir