Publicidad

Semántica, la disciplina que realmente dará un "significado" relevante a su publicidad

semanticaCuando la gente piensa en la industria publicitaria lo primero que se le viene a la cabeza desde hace algunos años es el término “digital”. Este tipo de publicidad ha puesto patas arriba el sector. Hemos pasado de trabajar la creatividad sobre conceptos, imágenes e ideas a centrarnos en las cifras y las métricas.

Esto no significa que el cambio que estamos viviendo sea malo, especialmente en este nuevo mundo de la personalización, donde los datos de los consumidores se han convertido en la moneda de cambio. Nadie duda que estos procesos han hecho que los presupuestos publicitarios sean más responsables pero continúan surgiendo preguntas como sí realmente se está consiguiendo influir en los consumidores o sí estamos ofreciendo a estos lo que están demandando.

En este nuevo escenario de métricas y datos es necesario reforzar la intención de nuestros trabajos para que el mensaje de los mismos sea lo más comprensible. ¿Cómo se logra esto? La respuesta es muy simple: recurra a la semántica. Un mayor uso de este concepto en el terreno publicitario le ayudará a alcanzar su meta.

Vayamos por partes. La semántica es el área lingüística que se centra en el estudio del significado de las palabras. Es decir, la forma en la que utilizamos las mismas.

Podríamos pensar que los “marketeros” son expertos en semántica. Pero lo cierto es que el marketing que se genera en los buscadores con la publicidad programática está basado en el texto. Cuando los “marketeros” realizan sus búsquedas no lo hacen pensando en el significado de los términos utilizados sino en cómo estos pueden despertar la atención del usuario.

Además de esto cabe señalar que la mayoría de los datos que se obtienen en el mundo de la publicidad se basan en información contextual procedente de los hábitos y conductas, pero no se presta atención a la intención que nos lleva hasta la publicidad.

Las búsquedas no quedan limitadas a Google. Los motores de búsqueda premium representan una gran fuente. Los usuarios a menudo realizan búsquedas en los sites de los editores presentándose estos como más comprometidos y situados en la parte inferior del embudo de compra.

Existen empresas que centran su labor precisamente en estos aspectos. Una de ellas es Captify, compañía que trabaja con las denominadas como búsquedas inteligentes. Se utilizan los datos para reconocer la intención del usuario y a continuación se trabaja esa información para servir anuncios relevantes.

Pero no estamos ante un procedimiento sencillo. Los seres humanos no pueden concebir el número de trayectos de búsqueda diferentes que utilizaran sus semejantes para mostrar sus intenciones. Por lo tanto sólo se está arañando la superficie de esta mina de oro de datos. Es por esto que desde empresas como Captify se trabaja en la creación de un motor semántico con el objetivo de entender el significado de miles de millones de palabras clave y frases utilizadas para las búsquedas en tiempo real así como las conexiones. Estamos ante lo que podríamos denominar como la estructuración del lenguaje.

Lograr esto aporta un gran valor ya que permite mejorar la relevancia de la publicidad ya que no seguimos lanzando campañas sin más. Con la tecnología basada en los datos de búsqueda ahora es posible ejecutar campañas de marca al mismo tiempo que comprendemos la eficacia e impacto de las mismas. De esta forma es posible identificar las audiencias así como métricas clave como el conocimiento de la marca o recuerdo generado por la misma.

Mediante la aplicación de la semántica al campo de la publicidad digital uno tiene la capacidad de entender los verdaderos comportamientos del ser humano y no simplemente medirlos.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir