líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Si quiere hacer sus pinitos como publicitario y cobrar por ello, Tongal es la plataforma que estaba buscando

tongal¿Ha visto alguna vez un anuncio de una gran marca y se ha tirado de los pelos pensando en lo rematadamente malo que es? ¿Se le ha pasado alguna vez por la cabeza que hasta usted mismo podría hacer mejor algunos de los anuncios con los que tiene la desgracia de toparse a diario? Pues lo crea o no, existe una plataforma en la que podrá hacer sus pinitos como publicitario sin necesidad de que le fiche ninguna gran agencia.

Nos referimos a Tongal, una plataforma en la que las marcas anuncian que están buscando ideas para sus campañas y los usuarios pueden presentar sus ideas, ideas que no deben ser más largas, eso sí, que un tuit. Las marcas eligen después las ideas que más les han gustado y pagan a sus autores por los servicios prestados. Así de simple.

A continuación, los denominados “directores”, que también forman parte de esta singular comunidad, hacen suyas las ideas ganadoras y, con el apoyo financiero necesario, terminan dándoles forma para convertirlas en campañas publicitarias reales.

Tongal, que pretende servir de puente entre las marcas y los nuevos talentos creativos, es un proyecto nacido de la frustración de sus propios creadores al ser testigos durante años de la descomunal cantidad de creatividad que se va cada día por el desagüe por culpa de no estar bien “conectado”.

“En Tongal todo el mundo tiene acceso a los trabajos allí presentados. Nos gusta haber creado una meritocracia gracias a la cual la gente puede ganar dinero por su talento”, explica James De Julio, co-fundador de Tongal, en declaraciones a PSFK.

La plataforma cuenta con más de 50.000 usuarios procedentes de todos los rincones del planeta que, gracias a Tongal, tienen la oportunidad de poner su talento creativo a disposición de grandes marcas como McDonald’s, LEGO, Duracell u Oral B.

Si nos colamos en las bambalinas de Tongal, encontramos muchísimas historias de éxitos tan inesperados como fulgurantes. Un adolescente texano de 17 años se ha embolsado la friolera de 40.000 dólares gracias a su particular arte haciendo vídeos stop-motion para LEGO, mientras que un par de creativos han ganado ya más de 230.000 dólares creando proyectos para Pringles, McDonald’s y otras marcas.

¿Hay vida después de la muerte en nuestros perfiles de Facebook, Twitter o Pinterest?AnteriorSigueintePor qué la compra programática ha desplazado a la creatividad en #CannesLions

Noticias recomendadas