Publicidad

SI QUIERES VENDER UN COCHE, DIRÍGETE A LOS NIÑOS

La publicidad de coches ya no tiene el mismo público objetivo. Los spots han dejado a los hombres a un lado y apuestan por nuevos protagonistas: los niños. Las marcas han hecho conciencia de quién es el que manda en los hogares y han llegado a la conclusión de que si quieres que compren sus productos, se los tienen que vender a los niños. Un estudio que la Universidad de Alicante está llevando a cabo desde 2005 (y que concluirá en 2008) atribuye a los niños el 50% de la influencia en las decisiones de compra de una familia.

Esta tendencia es ya habitual en Estados Unidos, en donde, por ejemplo, el Departamento de Turismo de las Islas Caimán ha lanzado sus últimas campañas en el canal temático Nickelodeon, de contenido infantil. Pero en España es también cada vez más común ver publicidad de productos para adultos protagonizada por niños. Las posturas sobre este tipo de publicidad son distintas. Para la Asociación General de Consumidores (Asgeco), “utilizar niños en publicidad podría ser considerado como subliminal. Puede atentar incluso contra los derechos de la infancia”, aseguró el abogado de la Asociación, Francisco Ferrer, tal y como recoge El País.

Las marcas de automóviles coinciden en que su intención no es dirigirse a los niños. Fernando Carranza, director de marketing de Chrysler, afirma que no se busca utilizar al niño, sino que el objetivo es plantear un mensaje en el que todos los miembros de la familia se sientan identificados. En referencia al spot del Seat Altea XL, Silvia Balart, responsable de publicidad de la marca, explica que la canción “engancha” a cualquiera, y no sólo a los niños.

Pero el defensor del menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, no comparte este punto de vista y cree que, si bien la publicidad de juguetes está sometida a códigos de autocontrol, existe un vacío legal en cuanto a aquella que va destinada a adultos. “Los niños son compulsivos y es una perversión utilizarlos para lo que no se deben utilizar”, opina Canalda. Por su parte, el psiquiatra infantil, Paulino Castells, sostiene que para las marcas, “el niño es objetivo y diana porque es un cliente sin criterio discernidor” En lo que están de acuerdo ambos puntos de vista es en que debería haber más leyes y normativas al respecto.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir