líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing y PublicidadFotograma del spot "For When It's Time" de Extra

Extra celebra la normalidad con Céline Dion y muchos besos

Este jubiloso spot celebra la vuelta a la normalidad con una orgía de besos a ritmo de Céline Dion

Extra, la marca de chicles de Mars Wrigley, regresa al ruedo publicitario con una campaña publicitaria bautizada con el nombre de "For When It's Time" que celebra con muchos besos la vuelta a la normalidad.

Durante los últimos meses hemos mermado, quizás sin darnos cuenta, el consumo de chicles. Sin nadie a quien soplar nuestro aliento potencialmente hediondo (conveniente camuflado por la sempiterna mascarilla) en la nuca, lo de mascar chicle se ha convertido en un hábito perfectamente prescindible en los tiempos que corren.

No obstante, y puesto que a medida que avanza la vacunación, la anhelada normalidad se divisa ya a la vuelta de la esquina Extra, la marca de chiles de Mars Wrigley, ha decidido regresar al ruedo publicitario con una campaña publicitaria bautizada con el nombre de «For When It’s Time».

El eje central de la nueva campaña de Extra es un spot que da cuenta de la desolación emanada de la pandemia al ritmo de la emblemático tema de Céline Dion «It’s All Coming Back to Me Now»

Todo cambia, no obstante, cuando de la radio emerge el mensaje que todos han estado esperando en los últimos y turbulentos meses: el regreso a la normalidad.

Al conocer tan jubilosa buena nueva los protagonistas del anuncio corren a abandonar las cuatro paredes de su hogar para reencontrarse con el exterior, regresar a la oficina y arrojarse en los brazos de quienes no han podido ver en los últimos meses.

Un hombre cruza una mirada entreverada de zozobra con otra persona en el pasillo de su apartamento, como para asegurarse de que es realmente seguro aventurarse en el exterior.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Una madre no puede evitar sino regocijarse al constatar que sus compañeros de trabajo se han esfumado de la enésima videollamada en curso. La mujer, ataviada con el típico «outfit» de «home office» (traje de chaqueta en la parte superior y pantalones de pijama en la parte inferior), se apresura entonces a volver a la oficina.

Por el spot desfila también una joven, literalmente enterrada en decenas de cajas de pizzas, que se reencuentra por fin con su novio y con quien intercambia un chicle antes de darle una apasionado beso.

Muchos de los protagonistas del anuncio terminan en un parque donde no pueden refrenar una pasión absolutamente incontenible y se zambullen en un concupiscente festival de besos (precedidos, eso sí, de chicles para evitar apuros a cuenta el mal aliento).

El mercado de los chicles, fuertemente deudores de las compras impulsivas en el punto de venta, en los supermercados y en los aeropuertos, ha sufrido caídas en las ventas de al menos dígitos durante el último año.

Con su nuevo y alborozado anuncio, rubricado por la agencia Energy BBDO, Extra espera que sus ventas emprendan de nuevo la cuesta hacia arriba a medida que la gente se reencuentra de nuevo con sus hábitos de antes.

«Después de un año muy complicado, el spot fue de alguna manera catártico y nos permitió expresar nuestros sentimientos y nuestra emoción por lo que está por venir», explica Josh Gross, codirector creativos de Energy BBDO.

La nueva campaña global de Extra echará a andar en primer lugar en Estados Unidos y Reino Unido y después recalará también en más mercados europeos.

Estos spots explotan la vena más cinematográfica del último e inquietante añoAnteriorSigueinte"España es un país con mucho potencial para la publicidad programática", Lutz Emmerich (Traffective)

Noticias recomendadas