Marketing y Publicidad

La Super Bowl congrega entre sus anunciantes a marcas muy conocidas

Las tarifas e ingresos publicitarios de la Super Bowl superan a los de cualquier otro evento televisivo

En la edición celebrada el pasado año, los ingresos en publicidad alcanzaron los 412 millones de dólares, llegando el precio medio de un anuncio de 30 segundos a los 4,5 millones

El gran partido de la Super Bowl está a la vuelta de la esquina y es uno de los eventos donde las tarifas e ingresos publicitarios siguen siendo mayores que los de cualquier otro acontecimiento televisivo.

A pesar de que la audiencia ha ido reduciéndose en los últimos años, en 2019 los ingresos publicitarios alcanzaron los 400 millones de dólares y el precio medio por un anuncio de 30 segundos de duración experimentó un aumento del 3%, llegando a los 4,5 millones de dólares, convirtiéndose de esta manera en la segunda tasa más alta de los juegos.

Hay que destacar cómo los precios establecidos para publicidad en la Super Bowl, contrastan sobremanera con el coste medio de los anuncios proyectados en los partidos de la NFL en el periodo de septiembre a diciembre de 2018, que sufrió una bajada del 11%. Este hecho se debe a la disminución en la cuota de audiencia que va registrándose año tras año, a pesar de que el partido de la Super Bowl sigue siendo uno de los eventos más seguidos del año.

Además, los anuncios que se emiten durante este partido van generando un interés cada vez mayor entre las marcas, que siguen estando dispuestas a apostar por ellos sin dudar. Solo hay que ver cómo los anuncios para la actual edición han conseguido venderse más rápido que en cualquier de sus anteriores ediciones.

El aumento experimentado en las tarifas publicitarias, ha hecho que las marcas apuesten cada vez más por los spots de 15 segundos, constituyendo en las tres últimas ediciones de la super Bowl entre el 10% y el 15% del total

Aunque a lo largo de los años, la tendencia han sido los anuncios con una duración de 30 segundos, el aumento en las tarifas publicitarias ha hecho que las marcas apuesten cada vez más por los spots de 15 segundos. De hecho, en las últimas 3 ediciones de la Super Bowl, los anuncios de 15 segundos han constituido entre el 10% y el 15% del total, mientras que los de 30 segundos de duración han bajado al 50%.

Por otra parte, hay que señalar cómo las marcas que se anuncian durante este evento suelen ser las más conocidas por el público, sumando entre las cinco primeras alrededor del 30% del total de ingresos publicitarios. En 2019, el mayor anunciante fue Anheuser-Busch In Bev, invirtiendo 52 millones de dólares, seguido de Amazon, que realizó un desembolso de 23 millones.

Asimismo, hay que señalar cómo entre los sectores que más apuestan por invertir en el gran partido se encuentran los fabricantes de coches, aunque han ido reduciendo su presencia en el mismo. Por su lado, el sector del entretenimiento ha ido aumentando su participación, con anuncios de compañías como Netflix, Hulu, Amazon Primer Video o CBS All Access y las marcas de alimentación van remontando la situación, después de las bajadas experimentadas años previos.

De momento, la edición de la Super Bowl 2017 es la que se encuentra en cabeza tanto en relación con la inversión realizada durante el partido (390 millones) como en referencia al total (498 millones), donde se incluye la programación anterior y posterior a su emisión. Asimismo, sigue siendo el partido donde se han mantenido unas tarifas más altas en publicidad.

Te recomendamos

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir