Publicidad

La revolución de las tarjetas de pago

Tarjetas contactless, todo lo que debes saber

Gracias a este avance, ya no es necesario insertar las tarjetas en la ranura de un terminal TPV para hacer cualquier pago

Es evidente que las nuevas tecnologías han llegado para facilitarnos la vida en múltiples tareas y momentos cotidianos. Hoy, la banca online es una realidad, y permite realizar en un par de clics operaciones que antes requerían pedir cita con un gestor. Hoy queremos hablarte de otro avance del sector bancario que va a hacerte mucho más fáciles operaciones del día a día. Se trata de las tarjetas contactless, como las tarjetas ABANCA.

Antes de nada, ¿sabes qué son las tarjetas contactless? Pues es muy sencillo. En realidad, todo está contenido en el nombre. Se trata de tarjetas que no requieren de un contacto físico (entre la propia tarjeta y el terminal de lectura o datafono) para realizar operaciones bancarias.

Hace cincuenta años ocurrió una revolución, cuando apareció la posibilidad de pagar mediante una tarjeta (un trozo de plástico, al fin y al cabo), y no mediante dinero en efectivo o mediante un cheque incorporado a un talonario. Hoy esa revolución está en la banca móvil, y en pequeñas comodidades como realizar tus operaciones desde el móvil o queya ni siquiera haga falta insertar las tarjetas en la ranura de un terminal TPV para hacer un pago.

Las tarjetas contactless permiten realizar compras de la forma más sencilla posible. Basta con acercar la tarjeta al terminal. El dependiente de la tienda en la que hayas realizado la compra teclea el importe, tú acercas la tarjeta y ya está. Habrás realizado el pago con la misma efectividad que hace años debías sacar el importe de la billetera y esperar el cambio. Pero con una notable diferencia: ahora la operación apenas requiere de unas decenas de segundos.

Esto es posible gracias a la tecnología NFC. El sistema NFC (o Near field communication, por sus siglas en inglés, o comunicación de campo cercano) es una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia, con la cual es posible realizar intercambios de datos entre dispositivos. Este sistema está incorporado a un microchip oculto en la tarjeta, así como a los terminales que permiten usar esta tecnología. Ambos disponen también de una antena microscópica, de modo que cuando acercas la tarjeta a unos centímetros del datáfono, se produce un intercambio de datos, y voilá: el pago se habrá realizado.

Eso sí: con las tarjetas contactless debes tener el mismo cuidado que tienes con las que no incorporan esta tecnología. No debes entregarlas a nadie, y cuando realices un pago no debes perderlas de vista. En los últimos años, los mecanismos de seguridad para estas tarjetas han evolucionado, gracias a la apuesta decidida del sector bancario por ellas.

El miedo a que puedan realizarse operaciones no autorizadas en lugares de grandes aglomeraciones de personas no está justificado, como se explica en este artículo. Se trata de un bulo, una leyenda urbana, y así lo ha confirmado la Policía Nacional. Es prácticamente imposible que un terminal lea una tarjeta metida en un bolsillo o en una cartera. Primero, porque a más de unos tres centímetros no funciona, y además, porque una variación en el ángulo de recepción imposibilitaría el intercambio. Pero es que además todos los terminales están vinculados a una cuenta bancaria, de forma que las transacciones que se realizan con ellos dejan un rastro claro de quién y cuándo ha efectuado un cobro.

Pin de seguridad

Entre las tarjetas contactless existen tanto las tarjetas de débito como las tarjetas de crédito. Todas incorporan un mecanismo de seguridad para casos de pérdida o sustracción. Así, es necesario introducir un pin personal para los pagos de cantidades superiores a 20 euros y suele establecerse una restricción al número de cobros consecutivos. Además, podrás activar las notificaciones para recibir una alerta cada vez que se realice una operación a partir de la cantidad que tú decidas.

Si se te pierde la tarjeta o te la roban, debes desactivar la tarjeta de forma inmediata y denunciar la sustracción ante la Policía, para reclamar cualquier pago fraudulento. Exactamente igual que harías si te hubiesen sustraído una tarjeta que no incorporase esta tecnología. Los pagos realizados con tarjetas contactless están protegidos 100% contra el fraude, porque siempre dejan constancia del receptor, de modo que será sencillo rastrear las operaciones fraudulentas.

Todas estas operaciones podrás realizarlas de manera más ágil, rápida y sencilla si dispones ya de la aplicación para móviles de ABANCA. La banca móvil facilita todas las operaciones y te permite, por ejemplo, activar y desactivar tus tarjetas al instante. De esta forma, tan pronto como te des cuenta de que te han robado la tarjeta contactless podrás dar la orden de desactivación, con efecto inmediato, así como consultar los últimos movimientos.

La banca móvil es otro sector que está experimentando un gran crecimiento, y que daría para otro artículo. Hoy simplemente queríamos hablarte de las tarjetas contactless: una tecnología que incorporan ya todas las nuevas tarjetas que emite ABANCA, y que más que el futuro, es el presente que ya está aquí.

Nota de prensa

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir