líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los tejemanejes del PSG con los patrocinios para tener las arcas a rebosar (y poder fichar a Messi)

Marketing y PublicidadImagen de la bandera del PSG

El PSG y los patrocinadores que han hecho posible el fichaje de Messi

Los tejemanejes del PSG con los patrocinios para tener las arcas a rebosar (y poder fichar a Messi)

Empresas oriundas de Qatar (que ejercen de patrocinadoras del PSG) habría facilitado el aterrizaje de Messi en París.

Neymar, Mbappé, Ramos y ahora también Messi. ¿Cómo puede el Paris Saint-Germain (PSG) tener en su plantilla a tantísimas refulgentes estrellas con tan galácticos emolumentos? La respuesta a esta pregunta pasa ineludiblemente por Qatar, el país de origen del multimillonario Nasser Al-Khelaïfi, que desde el año 2011 es presidente club parisino (además de su propietario).

Con Al-Khelaïfi al timón, Qatar, cuyas monumentales reservas de gas le hacen ingresar dinero a espuertas en sus abultadas arcas, utiliza el fútbol (sin sonrojo alguno) como vehículo de promoción de un país tan poco democrático como escasamente apreciado por los países de su entorno.

Qatar Airways, la aerolínea de cabecera del país árabe, es casualidades de la vida patrocinador premium del PSG. Y como tal riega copiosamente las cuentas del equipo galo (tanto como para haber ayudado al club parisino a pagar la exorbitante nómina de Messi, según las malas lenguas).

Sin embargo, las normas de «fair play» financiero de la UEFA impiden que los ingresos de sociedades relacionadas con el propietario de un club superen el 30% de los patrocinios. Por esta razón en las camisetas del PSG no aparece el logo de Qatar Airways sino el emblema de All, el programa de fidelización del grupo hotelero Accor.

PSG se rodea de patrocinadores que ponen muchos ceros de la mesa (y con múltiples relaciones con Qatar)

Aunque es de origen francés, Accor tiene también estrechísimos lazos con Qatar. Fue, de hecho, el presidente de Accor, Sébastian Bazin, el que allá por 2011 vendió el PSG a Qatar Sports Investments (QSI). Además, conviene recordar que Qatar es actualmente el accionista número uno de Accor con un 10% del capital, tal y como recoge El Mundo.

Cuando Al-Khelaïfi (que es miembro de la riquísima familia real catarí) adquirió el PSG en 2011, se comprometió también a crear una cadena de televisión (BeIN) asociada a Mediapro con los derechos de la Ligue 1.

Además de ser presidente del PSG, Al-Khelaïfi, de 47 años, ocupa también idéntico cargo en BeIN Media Group y por si fuera poco lidera las federaciones qatarí y asiática de tenis y es ministro sin cartera de Qatar. Actualmente, y tras la crisis de la Superliga, a la que tuvo el acierto de no sumarse, Al-Khelaïfi preside asimismo la Asociación Europea de Clubes.

Pese a que sus tejemanejes (tildados por algunos de «sportswashing» puro y duro) lo han puesto en más de una ocasión en aprietos, el presidente del PSG ha conseguido siempre regatearlos con éxito. Hace solo unos meses Al-Khelaïfi se zafó, de hecho, de la justicia suiza después de que su Tribunal Penal Federal le acusara de «instigación agravada a administración desleal» por ceder una villa en Cerdeña a Jérôme Valcke, exsecretario general de la FIFA. Valcke fue acusado en su día de administración desleal por haber otorgado a Al Jazira y BeIN los derechos para Oriente Próximo y África del Norte de los Mundiales de 2026 y 2030 por 480 millones (más la villa sarda del presidente del PSG a modo de «propina»).

La fiscalía suiza pedía 28 meses de cárcel para Al-Khelaïfi y 36 para Valcke. Finalmente ambos fueron declarados no culpables, pero el juez dictaminó que habían incurrido igualmente en prácticas corruptas.

En el asombroso y enviadable poderío futbolístico del PSG de Al-Khelaïfi influyen no solo los todopoderosos patrocinadores cataríes del club y las prominentes relaciones de su presidente. En la liga francesa, a diferencia de lo que ocurre en LaLiga y en otras competiciones europeas, los equipos están exonerados de acatar normas de «fair play» financiero (a las que no deberán adherirse hasta 2023).

Además, la UEFA ha hecho también la vista gorda a las evidentes irregularidades del PSG en lo que atañe al «fair play» financiero por la proximidad del Mundial de Fútbol de Qatar en 2022. Este evento beneficia económicamente a múltiples instituciones (entre ellas la UEFA) y por eso el máximo organismo del fútbol europeo ha preferido eludir cualquier afrenta contra Al-Khelaïfi y por ende también contra las autoridades cataríes que organizan el próximo Campeonato Mundial de Fútbol.

PSG perfeccionará su máquina (ya perfectamente engrasada) para hacer dinero con Messi a su vera

De la mano de Messi, Al-Khelaïfi, que hasta la fecha ha tenido siempre muchísima «baraka» (probablemente por estar excelentemente relacionado), pretende hacer aún más de oro (si cabe) al PSG. Vicent Chaudel, cofundador del Observatoire du Sport Business, asegura que el fichaje del argentino por el PSG «tendrá un impacto desde el punto de vista el marketing similar al que supuso el fichaje de Neymar».

«La llegada de Messi aún puede ayudar al PSG a desarrollar su imagen a nivel internacional, especialmente en Asia. La concentración de estrellas en el PSG es una oportunidad real para que el club se convierta en el líder de un mercado en el que antes era un outsider«, dice Chaudel.

De acuerdo con Chaudel, el club parisino podría vender con Messi en sus filas aproximadamente 1,5 millones de camisetas al año. Esta cifra sería de «200.00 a 300.000 elásticas más de las que puede vender en la actualidad”, sostiene Virgile Cailler, delegado general de Union Sport et Cycle.

«Estamos en otro planeta, es estratosférico. La llegada de Messi es un evento que solo ha pasado una o dos veces en el fútbol, con Maradona cuando firmó por el Nápoles o cuando Zidane fue al Real Madrid», enfatiza Cailler. «Messi es un seguro. Desde que lo contratas tienes un número de ingresos adicionales casi automático: productos derivados, entradas, patrocinios… Es infalible», asevera.

El Observatoire du Sport Businnes calcula que gracias a Messi el PSG podría ganar 30 millones de euros más por los «royalties» de la venta de camisetas, más de 77 millones por nuevos contratos de patrocinio y hasta 30 millones más si conquistara la Campions League.

Messi podría ayudar, por lo tanto, al PSG a aumentar su ya nutrido ejército de sponsors. Su patrocinadores principales son Nike y Accor. Pero además el equipo francés cuenta con 11 sponsors premium: Qatar Airways, Visit Qatar, Ooreddo, QNB, Visit Ruanda, Aspetar, Orange BeIN Sports, Nivea Men, EA Sports y Autohero. Y entre sus patrocinadores oficiales figuran marcas como Coca-Cola, MSC Cruceros, McDonald’s, Unibert, Hisense, Hubside, Socios.com, Gaussin, Replay y Theragun.

A esta ya larguísima retahíla de sponsors podrían sumarse en breve más marcas atraídas por el irresistible imán de Messi.

 

SEO y marca: ¿Por qué los SEOs deberían preocuparse por la marca?AnteriorSigueinteEl 'código rojo' de la ONU: 8 acciones que las marcas pueden hacer para combatir el cambio climático

Noticias recomendadas