Publicidad

Tres anuncios en las afueras y la eficacia de la publicidad exterior

Tres anuncios en las afueras, una hollywoodiense loa a la publicidad exterior digna de Oscar

tres anuncios en las afuerasTres anuncios en las afueras es un filme que tiene mucho de extraordinario. Y no sólo porque esté trufado de actores de muchísimo talento y haya conseguido echar el guante a siete nominaciones en los Oscar sino también porque es quizás la mejor campaña publicitaria de la que haya gozado jamás la longeva pero eternamente jovial publicidad exterior.

La película, una extraña pero genial amalgama de drama y comedia negra, es un certerísimo panegírico de 115 minutos de duración dedicado a la mayor gloria de la publicidad exterior en su vertiente más clásica.

Los tres anuncios en las afueras que dan nombre a la película están emplazados en una carretera perdida de un pueblo no menos perdido del sur de Estados Unidos. Y sirven a un propósito que que forma parte del ADN de la publicidad exterior desde el principio de los tiempos: llamar la atención.

Carcomida por la rabia y la desesperación, Mildred Hayes, la madre coraje que protagoniza la película, decide encomendarse a los prodigios de la publicidad exterior para que el vil y horrendo asesinato de su hija no quede en el olvido.

Poniendo en marcha una campaña de publicidad exterior tan insólita como eficaz, la buena de Mildred que tan magistralmente interpreta Frances McDormand consigue lo que tanto ansía: que el crimen sin resolver de su hija siga formando parte de las conversaciones de Ebbing, la localidad donde reside.

Mildred alquila tres gigantescas vallas que llevan acumulando óxido desde hace 30 años en una carretera por la que casi nadie osa pasar. Por las vallas de marras el personaje interpretado por Frances McDormand paga 5.000 dólares al mes.

El dinero invertido parece a priori, dada lo recóndito del emplazamiento de las vallas, un auténtico despilfarro. Sin embargo, resulta que el impacto de la campaña de Mildred es enorme.

Las vallas alquiladas por Mildred se convierten en la “comidilla” de Ebbing y, por ende, en un auténtico prodigio de los “earned media”.

Puede que la estrategia de medios de la protagonista de Tres anuncios en las afueras no sea la más elaborada y más sofisticada del mundo, pero la película pone bajo los focos (los de Hollywood nada menos) la eficacia de una disciplina, la publicidad exterior, que parece indemne al paso del tiempo.

No habrá sido concebida como una loa premeditada a la publicidad exterior, pero Tres anuncios en las afueras, la nueva película de Martin McDonagh, aglutina en sus entrañas argumentos de muchísimo peso para seguir apostando y depositando dinero a manos llenas en esta veterana disciplina publicitaria.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir