líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tres impresionantes ejemplos de cómo dar la vuelta a las palabras para prevenir el suicidio

El grupo de Samaritanos de Singapur ha contado con la agencia Publicis para crear una impresionante y emotiva campaña cuya finalidad es prevenir los suicidios.

Al plantearse cómo afrontar semejante reto, los creativos llegaron a una original idea: utilizar ambigramas. Sobre fondos decadentes se escribieron frases aparentemente felices, pero que al leerlas desde otro ángulo mostraban una visión triste y deprimida de la vida.

Como lema de esta potente campaña se utilizó una frase muy clara «Las señales están ahí si sabe leerlas. Ayúdenos a salvar una vida antes de que sea demasiado tarde».

Tratar el tema del suicidio siempre es una cuestión tabú en todas las sociedades, y hacer una campaña publicitaria para su prevención, es como mínimo una tarea muy delicada y que hay que idear con mucho tino, para no ofender y alcanzar además efectividad.

A continuación le mostramos algunos de estos ambigramas en sus dos formas de lectura posibles:

«I feel fantastic» (me siento estupenda)

«I’m falling apart» (me estoy derrumbando)

«Life is great» (la vida es genial)

«I hate myself» (me odio a mí mismo)

«I’m fine» (estoy bien)

«Save me» (sálvame)

 

Si no hay lealtad del espectador de por medio, la televisión social pincha en huesoAnteriorSigueinteWhatsApp y Line han hecho que los jóvenes se olviden de llamar por teléfono para quedar

Noticias recomendadas