Publicidad

Un spot australiano demuestra que algunas miradas las sigue clavando el diablo del racismo

discriminatorEl racismo no sólo se manifiesta con declaraciones explícitas, gestos o discriminaciones directas. También se puede ver en las formas más sutiles e incluso así tener efectos devastadores.

Un poderoso anuncio de una organización de salud mental en Australia, BeyondBlue, muestra varios escenarios en los que retrata algunas miradas tranquilas, pero llenas de prejuicios, chistes insensibles o pequeños desaires de personas de piel blanca hacia los indígenas australianos, entre los que se incluyen aborígenes australianos y los isleños de Torres Strait. Se llama “El discriminador invisible”.

El spot, de la agencia Marmalade, ha conseguido más de 800.000 visitas en YouTube desde que fue publicado el pasado 28 de julio. Para algunos de los que lo han visto, según sus comentarios, la campaña es demasiado evidente. El personaje siniestro que personifica al racista resulta muy obvio, pero el anuncio busca que nos demos cuenta de que hay un subtexto del que a menudo no se habla y que hace que los gestos o miradas no puedan ser calificados como racistas, pero no dejan de hacer daño.

Además, el mensaje es muy sencillo. Gran parte de su impacto emocional sale del lenguaje corporal de los actores, no del texto del guión. El anuncio tiene un cierre muy directo: “No one should be made to feel like crap just for being who they are”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir