líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

UNA CRUCIFIXIÓN, EL RECLAMO PUBLICITARIO DE MADONNA

¿Para qué invertir miles de euros en una campaña de publicidad cuando puede salir gratis? La denominada «Reina del Pop» tiene claro que la polémica es el mejor medio para promocionar sus giras. Los medios de todo el mundo se han hecho eco de la crucifixión de la cantante Madoona en los conciertos de su gira Confessions. Según los expertos, toda la polémica levantada le ha generado más visibilidad en los medios convencionales y no convencionales que una buena campaña de publicidad.

Como era de esperarse, el primer sector en reaccionar fue la iglesia católica romana. Según el cardenal Ersilo Tonini, «hacerse crucificar en la ciudad de los Papas y los mártires es un acto de abierta hostilidad, un escándalo concebido a través del marketing para obtener publicidad». Tras la polémica levantada unos días antes del concierto en Roma, la diócesis de Milán estudió retirar un enorme cartel publicitario de Madonna para una marca de ropa colocado en una de las paredes de la Catedral por considerarla «inadecuada». La Veneranda Fabbrica del Duomo, entidad creada para la construcción y conservación de la catedral, ha declarado que de haber sabido la polémica que causaría con sus conciertos habría pedido que «se colocara en otro momento».

A la protesta de los grupos católicos se ha sumado la de musulmanes y judíos. «No es la primera vez que Madonna monta un acto como éste. Lo deploramos. Creemos que es de mal gusto», afirmó Mario Scialoja, presidente de la Liga Mundial Musulmana en Italia. El próximo concierto de la cantante será en Moscú, y la reacción de la iglesia ortodoxa ha provocado que más de 500 personas durmieran fueran de las taquillas y que las entradas se agotaran en tan sólo unos minutos. El nuevo gancho publicitario en Rusia es un supuesto comunicado de la mafia en el que se amenaza a la cantante y a sus hijos si se lleva a cabo la crucifixión durante el concierto.

En lugar de boicotear las presentaciones, los detractores de Madonna no hacen más que ayudarla. Está claro que mientras más alto alcen la voz en contra de la cantante, más grande es el favor que le hacen en términos publicitarios. La cantante ha llenado todos los recintos norteamericanos en los que se ha presentado (Las Vegas, Los Ángeles, Chicago, Nueva York y Miami, entre otros), lo mismo que está ocurriendo en su gira europea. En Londres vendió las 12.000 localidades de sus ocho conciertos, mientras que en Dusseldorf , 45.000 espectadores pudieron presenciar la polémica crucifixión. A pesar de la petición del clero de no asistir el concierto, 70.000 personas acudieron a ver a la cantante en Roma, y las 250.000 entradas para el concierto de Moscú están agotadas. Aún le queda por recorrer París, Ámsterdam, Praga, Osaka y Tokio, y salvo en las ciudades japonesas, no quedan entradas disponibles.

 

EL PRODUCT PLACEMENT, EL FUTURO DEL MARKETINGAnteriorSigueinteUN FUTBOLISTA TAPA LA PUBLICIDAD DE SU ANUNCIANTE

Noticias recomendadas