Publicidad

Las trampas siguen presentes en la publicidad nativa

Uno de cada diez publishers se hace el sueco y no etiqueta como tal la publicidad nativa

publicidad nativaLa publicidad nativa se ha convertido en los últimos en el ojito derecho de los publishers, que han visto en esta fórmula publicitaria su tabla de salvación para seguir ingresando dinero en sus cada vez más menguadas arcas. Sin embargo, lo cierto es que muchos editores continúan pecando de tramposos en su aproximación a la publicidad nativa.

Según un reciente estudio del Native Advertising Institute (NAI) y la International News Media Association (INMA), el 11% de los publishers confiesa no etiquetar adecuadamente la publicidad nativa. Se trata de un porcentaje ligeramente superior al arrojado hace un año, cuando sólo el 7% de los editores publicaba anuncios nativos despojados de etiquetas.

Un segundo informe de NAI e INMA llega a una conclusión muy similar al anterior y determina que la proporción de publishers que no están clasificando adecuadamente los anuncios nativos es de un 10% (frente al 11% de 2016).

“Es una gran noticia que la publicidad nativa esté tan integrada y aceptada en el portfolio de los publishers. Sin embargo, es también una muy mala noticia que esta fórmula publicitaria esté tan integrada en el producto de los editores que la audiencia no pueda realmente diferenciarla del contenido editorial”, subraya Jesper Laursen, fundador y CEO de NAI.

Pese a que muchos pecan de “tramposos”, lo cierto es que el 25% de los publishers coincide en señalar que la falta de etiquetas (o la utilización de etiquetas que invitan deliberadamente al equívoco) es una de las grandes amenazas que se cierne sobre la publicidad nativa.

Esta fórmula publicitaria se ha convertido (sin prisa pero sin pausa) en una de las principales fuentes de ingresos para los editores. No en vano, la publicidad nativa representa ya el 18% de la facturación publicitaria global de los publishers. Hace un año este porcentaje era de tan sólo un 11%.

Los editores de diarios son optimistas y esperan que los anuncios nativos continúen pegando el estirón y representen el 32% de sus ingresos publicitarios en 2020. Más algarabía provoca aún la publicidad nativa entre los editores de revistas, que profetizan que la publicidad nativa representará el 42% de sus ingresos publicitarios en 2020.

En la actualidad el 51% de los editores incluye la publicidad nativa en su portfolio publicitario. En 2016 este porcentaje era de un 48%.

Hace un año el 26% de los publishers reconocía trabajar con agencias externas a la hora de hincar el diente a la publicidad nativa. En 2017 esta proporción se ha reducido a la mitad, a tan sólo un 13%.

Actualmente el 27% de los editores cuenta con equipos íntegramente dedicados a la publicidad nativa. En 2016 este porcentaje era algo menor, de sólo un 20%.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir