Publicidad

Liberando a la vagina de las telarañas de las vergüenza

"Vaginas Untold", el proyecto con el que dos publicitarias asestan una puñalada a los tabúes

Las publicitarias Jessica Kersten y Sandrine Le Goff han querido poner su granito de arena para emancipar a la maltratada vagina de telarañas y de antediluvianos clichés con el proyecto artístico "Vaginas Untold".

vaginas untoldLa vagina, esa que otrora estaba a expensas de los tabúes y de la que apenas se hablaba en la publicidad, se ha liberado en los últimos tiempos y se pasea con extraordinario garbo y gracejo por no pocas campañas publicitarias (también aquellas de naturaleza "mainstream").

Jessica Kersten y Sandrine Le Goff, cofundadoras de la agencia creativa afincada en Ámsterdam Cloudfactory, han querido poner su granito de arena para emancipar a la maltratada vagina de telarañas y de antediluvianos clichés con el proyecto artístico "Vaginas Untold".

En su proyecto la vagina no se esconde tras abstracciones y sugerencias más o menos veladas como en la celebrada campaña "Viva la Vulva" de Bodyform. En "Vaginas Untold" las protagonistas son vaginas reales ajenas a los retoques y cuyas propietarias no son actrices ni modelos sino amigas, colegas y clientes de Kersten y Le Goff.

Si bien cuando son mostrados sin tapujo alguno los genitales femeninos están asociados habitualmente a la pornografía, el proyecto de Kersten y Le Goof poco o nada tiene que ver con este género. A diferencia del porno, que se aproxima a la vulva femenina con una mirada eminentemente masculina, "Vaginas Untold" clava la pupila en la vagina desde una perspectiva femenina para convertir la desnudez de las partes pudendas mujeriles en subversiva, poderosa, vulnerable y a veces también apabullantemente sexual.

Las fotografías que forman parte de "Vaginas Untold" están repletas de significados y tales significados son humanos como la vida misma.

En "Vaginas Untold", que ha acabado tomando la forma de un libro de edición limitada, lo que se desnuda no son tanto las vaginas de las mujeres sino las experiencias entreveradas de complejidad que tienen con ellas las mujeres.

Cada una de las vulvas que aparecen en "Vaginas Untold" está integrada en un contexto muy particular, encapsulado por un poema escrito simultáneamente en inglés y en francés.

"Vaginas Untold" nació a priori como un esfuerzo personal de sus autoras para explorar la feminidad y el feminismo. Pero ahora Kersten y Le Goff quieren hacer de su primigenia idea un proyecto global y multicultural en el que haya una representación inclusiva de todo tipo de cuerpos y experiencias.

"¿Por qué no hablamos más a menudo sobre el sexo, el placer, el parto, la menopausia o el abuso?", se pregunta Kersten en declaraciones a Muse. "Como mujeres nos guardamos para nosotras mismas la mayor parte de experiencias difíciles con las que lidiamos en nuestro día a día cuando tales experiencias son a menudo las que todas sufrimos", enfatiza.

"La vagina está a menudo atrapada en un lugar a medio camino entre la pornografía y la vergüenza, pero en ese lugar recóndito hay que enseñar y que contar”, dice Le Goff. "Con este proyecto hemos destapado muchos secretos y muchas historias, pero tenemos aún mucho trabajo por hacer para seguir creando espacios seguros en los que las mujeres puedan desnudarse, literal y metafóricamente. Queremos demostrar a mujeres de todo el mundo que la fuente de la que mana su fuerza es a menudo el lugar más vulnerable", explica.

Por el libro Vaginas Untold, que puede adquirirse por 80 euros, desfilan las historias de 33 mujeres diferentes. Las féminas que así lo deseen pueden compartir asimismo sus experiencias en la web del proyecto y participar en mesas redondas, podcasts y por supuesto también más obras de arte, que son, al fin al cabo, el hilo conductor de "Vaginas Untold".

Te recomendamos

Living Marketing

EVO Banco

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir