líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Todo vale para conseguir premios?: Grey Circus Perú y el posible trucho de Cannes Lions

Hace ya algún tiempo Amir Kassaei, director creativo global de la agencia DDB Worldwide, señalaba en una carta que la industria publicitaria había perdido el norte ante el destello de los premios y el auto reconocimiento. Y es que no todo vale en publicidad para hacerse con un trofeo.

Esta reflexión nos sirve como punto de partida para el hablar sobre el que ya ha sido calificado por muchos como el último «escándalo» de Cannes Lions. El Festival Internacional de la Creatividad reconocía con siete leones la campaña realizada por Grey Circus Perú para la Fundación Vida Mujer.

Bajo el título de “A love song written by a murderer”. Una de esas ideas que llegan a la gran cita de la industria y que realmente hacen sentir algo a los jurados. Consiguen despertar esa chispa de emoción y conexión que merece ser reconocida en Cannes Lions.

Aunque tampoco debemos olvidar que la trayectoria del festival está plagada de truchos. Ideas que a primera vista logran despertar emociones pero que únicamente han sido creadas (y maquilladas) para hacerse con los máximos reconocimientos en el festival.

Para los que no conozcan la campaña esta trata un tema que se ha convertido en un verdadero problema para Perú: la violencia de género. Basta con señalar que durante los últimos cuatro años los datos oficiales indican que 482 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas.

Unas dos semanas antes de que se diese el pistoletazo a la 64ª edición del Festival Internacional de la Creatividad de Cannes Lions, comenzaron a salir ciertas polémicas sobre la campaña a través de un artículo publicado por Altavoz.

Desde la agencia siempre han dejado claro que canción, interpretada por el cantautor Diego Dibós, era una transcripción literal de una carta, pero lo cierto es que tan sólo se han utilizado 18 palabras de las 248 que componen la misiva original. El cantante únicamente recibió la carta y la utilizó como inspiración.

Estamos hablando de una canción compuesta por el artista inspirada en una carta de un hombre encarcelado por maltratar a su mujer. Después de que la canción se hizo supuestamente conocida, Diego Dibós publicaba un segundo vídeo en el que explicaba el verdadero mensaje de la canción.

En un tercer vídeo, el cantante revelaba que se trataba de una transcripción de “una carta escrita por un hombre que había abusado violentamente de su mujer”, según recogen las investigaciones de Altavoz.

La historia cambia completamente después de tantas versiones. Diego Dibós publicaba a través de su Facebook sus reflexiones en las que dejaba claro que él no sabía nada sobre las intenciones de la campaña:

“Yo no escribí ni sabía que existía el guion en la pieza enviada a Cannes. Nunca se me pidió esa opinión. De hecho, jamás vi la pieza que se envió al festival y de la que tanto se habla”.

En resumen, partíamos de una campaña basada en un caso real de feminicidio. Después se da una segunda versión en la que la campaña se centra en una mujer que da una segunda oportunidad a su pareja y le perdona después de sufrir abusos.

En esta infografía elaborada por Bárbara Galleti para Altavoz se resumen perfectamente la cronología de la campaña:

Las últimas investigaciones señalan que la mujer está viva e incluso sigue sufriendo el acoso de su agresor que no se encuentra en prisión.

La investigación realizada pro Altavoz pone de manifiesto que el comunicado hecho público después de la denuncia en la que aseguraban que había una víctima de feminicidio, no fue redactado por la ONG sino por la agencia.

“Este fue publicado contra el consejo de la asesora legal de Vida Mujer, y sin saber que días después el presidente de Circus Grey daría otra versión de los hechos y que aseguraría que ellos actuaron en base a la buena fe de la ONG”, recoge el citado medio.

A esto se suma que la campaña habría incumplido las normas de Cannes Lions. Según este, “el trabajo es presentado exactamente como fue publicado, sacado al aire, liberado y no debe ser modificado para su entrada al concurso”.

¿Decidió la agencia “matar” a la mujer para que la pieza conmoviese a los jurados de Cannes Lions? Lo que está claro es que estamos ante una maraña de errores que, una vez más, dejan en un incómodo lugar al gran referente de la industria publicitaria.

 

10 franquiciados se querellan contra Carrefour por estafa en su modelo de negocio ExpressAnteriorSigueinteEl antediluviano pensamiento 1.0 y el robotizado pensamiento 4.0, frente a frente

Noticias recomendadas