Publicidad

¿Vale todo (absolutamente todo) en las campañas antidroga? La policía cree que sí

antidrogaA simple vista la fotografía parece un chiste, pero lo cierto es que dista mucho de ser broma (macabra). La policía de East Liverpool, en el estado de Ohio (Estados Unidos), publicaba hace unos días en su página oficial en Facebook una foto que he hecho correr ríos de tinta (más de bien de píxeles) en las redes sociales.

En la fotografía de marras aparecen retratados un hombre y una mujer que parecen dormir en los asientos delanteros de un vehículo. En la parte trasera del automóvil, y con el rostro sin pixelar, es visible además la imagen de un niño pequeño.

A priori los ocupantes (no menores de edad) del coche parecen estar durmiendo a pierna suelta, pero sólo lo parecen porque en realidad no han caído en los brazos de Morfeo sino de la heroína.

La fotografía, acompañada de otra imagen igualmente impactante y con idénticos protagonistas, vio la luz en Facebook con un informe policial adjunto en el que las autoridades muestran incluso sin ningún tipo de prurito los nombres de los protagonistas de tan desafortunado suceso.

En vista de la crudeza de las imágenes y también de la ausencia de anonimato de quienes en ellas aparecen, algunos internautas no han dudado en poner el cielo por lo que consideran una campaña antidroga demasiado drástica.

No obstante, la Policía de East Liverpool se defiende y asegura que el objetivo del post de la discordia no era otro que mostrar las funestas consecuencias del consumo de drogas.

El niño de las fotografías no puede hablar por sí mismo y por eso hemos querido darle voz. Esperamos en este sentido que otros consumidores se lo piensen de ahora en adelante dos veces antes de tomar cocaína con un menor bajo su tutela”, señala un portavoz policial en declaraciones a la CNN.

A los funcionarios policiales de East Liverpool el coche que aparece en las fotografías les llamó la atención porque circulaba serpenteando por la carretera y a continuación se detuvo.

Cuando los policías se aproximaron al automóvil, el conductor daba cabezazos sobre el volante y aseguraba balbuceando que su intención era llevar a su acompañante, totalmente inconsciente y con el rostro azulado, al hospital más cercano.

Poco después el conductor se desvanecía también, mientras en el asiento trasero un pequeño testigo de apenas 4 años (el hijo de la mujer fotografiada en el coche) contemplaba con estupor tan desagradable suceso.

Los dos adultos implicados en el incidente fueron atendidos por las autoridades sanitarias, que finalmente pudieron salvarlos, y ahora deberán comparecer ante el juez.

A juicio de la Policía de East Liverpool, aunque duras, las imágenes de su nueva y controvertida campaña antidroga son necesarias. “Es hora de que la gente sepa aquello con lo que tenemos que lidiar a diario. La heroína se está extendiendo alarmantemente en nuestra comunidad y queremos luchar contra ella. Si con ello incomodamos a la gente, es algo con la que ya contábamos”, subrayan las autoridades policiales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir