líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Varios anuncios de la Super Bowl aparecen en YouTube junto a contenidos terroristas

El pasado domingo 5 de febrero el mundo del deporte asistía a una de sus grandes citas: la Super Bowl. La final de la liga de fútbol americano se ha convertido un año más en un auténtico reclamo publicitario que las marcas aprovecharon con sus originales y caras campañas.

Pero estos spots no solo fueron emitidos en televisión. Internet, redes sociales y plataformas como YouTube se erigen como grandes aliados a la hora de complementar las estrategias publicitarias que las marcas ponen en marcha ante este acontecimiento. El problema es que, en algunas ocasiones, las cosas no salen tal y como se había esperado.

Algunos de estos anuncios de la Super Bowl fueron emitidos en formato pre-roll en YouTube apareciendo en emplazamientos no deseados. Tal es el caso de la campaña de Hyundai que acabó apareciendo en un vídeo en apoyo a Hezbolá.

Hablamos del grupo apoyado por el Gobierno de Irán que ha sido considerado como una organización terrorista por los Estados Unidos. Hyundai ha sido uno de los afectados que han solicitado a la World Federation of Advertisers (WFA) y Google una mayor vigilancia para evitar este tipo de situaciones.

Un error de fatales consecuencias

En palabras de Jim Trainor, director de comunicación de Hyundai Motor America, la colocación de su anuncio por parte de YouTube en este tipo de vídeos es “altamente preocupante”.

“Estamos trabajando con Google para averiguar cómo ha sucedido esto y evitar que vuelva a repetirse. Tenemos normas muy estrictas cuando se trabaja con la ‘lista negra’ de Google”, explica.

Varios anuncios de la Super Bowl también aparecieron después del partido en YouTube junto al vídeo de Hezbolá, tal y como señalan desde Ad Age, ya sea en formato pre-roll o a la derecha del contenido. También han aparecido junto a un vídeo de Indian Nasheed en el que se anima a atacar al ejército paquistaní.

Entre las marcas afectadas aparecen los nombres de AB-InBev Budweiser y Bud Light, T-Mobile y, según algunas de las capturas que circulan en internet, también Airbnb y Procter & Gamble.

Cabe señalar que el vídeo de Hezbolá continúa presente en la plataforma de vídeo de Google, mientras que en de Indian Nasheed ya ha sido retirado.

¿Cuál es la política de Google?

“Tenemos políticas claras que prohíben el reclutamiento y los contenidos que incitan a la violencia. Rápidamente eliminamos cualquier vídeo que viole nuestras políticas o haya sido denunciado como terrorismo por nuestros usuarios”, señalan desde Google en un correo electrónico del que se hacen eco en Ad Age.

“Contamos con pautas publicitarias muy estrictas y trabajamos duramente para evitar que los anuncios aparezcan junto a cualquier contenido que no sea apropiado para nuestros socios publicitarios”, añade el comunicado.

Un portavoz de T-Mobile ha dejado claro que la compañía no ha autorizado en ningún momento esta ubicación de sus anuncios. Por su parte, desde Procter & Gamble han señalado que todavía no han podido demostrar que su publicidad apareciese junto al vídeo de Indian Nasheed. Señalan que la información de terceros no siempre es exacta por lo que se encuentran inmersos en una investigación junto a Google.

Una situación que pone una vez más de manifiesto los problemas a los que se enfrenta la publicidad en internet. Aunque las marcas tomen todas las medidas necesarias para proteger su imagen y los valores con los que se asocian, corresponde en última instancia a las plataformas limitar el contenido inadecuado.

La polémica está servida. El problema ante el que nos encontramos está causado por YouTube y Google que basan la aparición de la publicidad en base a sus algoritmos. Si no queremos que este tipo de situaciones tan dañinas para los confiados anunciantes se repitan, es responsabilidad del gigante tecnológico asegurarse de que estos contenidos que tan prohibidos considera, no estén presentes en su plataforma.

Villa Torii, el exclusivo restaurante escondido en un jardín japonésAnteriorSigueinteLa compra programática de publicidad crecerá un 35% en España durante 2017

Noticias recomendadas