Publicidad

La vida moderna apesta y haría bien en darle esquinazo, según esta mordaz campaña argentina

Se supone que en pleno siglo XXI la sociedad está más avanzada que nunca, pero los avances tienen inevitablemente un coste y a veces, más que iluminar, embrutecen terriblemente al género humano. Así lo deja entrever al menos una nueva campaña alumbrada por la productora argentina FilmSuez.

La campaña, integrada por dos spots, se hace eco de situaciones sumamente ridículas y firmemente enraizadas en las obsesiones que corren por dentro a las personas en el siglo XXI.

En uno de los anuncios dos hombres que navegan a la deriva a bordo de una endeble balsa discuten animadamente sobre contraseñas online mientras las olas del mar amenazan con engullirles. A continuación, los dos náufragos se topan con una lata de atún, y tras debatir (inútilmente) sobre sus propiedades nutricionales, deciden arrojarla al océano (puesto que contiene al parecer demasiado mercurio).

El segundo spot está protagonizado por un grupo de paramédicos que, en lugar de atender al empleado herido de un museo, pierden el tiempo haciéndose selfis y debatiendo largo y tendido sobre filtros y grupos de WhatsApp.

Ambos anuncios, dirigidos por Augusto Giménez Zapiola (de la productora Argentinacine), concluyen con estas reveladoras palabras: “Donde quiera que sea que el mundo se dirige, no vaya allí. Al menos durante dos horas. Venga a ver películas independientes”.

Con esta campaña, firmada por la agencia La Comunidad Buenos Aires, FilmSuez aspira a redefinir el papel del cine independiente y a promover la reflexión sobre las locuras asociadas a la vida moderna.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir