Tendencias

¿Cuándo es el marketing una mala idea?

¿Puede ser el marketing una mala idea? La respuesta a esta pregunta es en realidad sencilla: el marketing sólo es una mala idea cuando está mal enfocado. Y el marketing sólo está bien enfocado cuando tiene claro cuál es la audiencia a la que se dirige.

Para evitar que el marketing termine tomando malos derroteros, Diane Helbig recomienda en Open Forum diseñar planes de marketing siguiendo estos tres sencillos pasos:

1. Entiende el valor de tu marca
El primer paso a la hora de llevar a cabo un plan de marketing es comprender el valor que la empresa quiere proporcionar a sus clientes. Este valor será el núcleo central del mensaje de la marca. Muchas empresas fabrican mensajes en base a los que ellas creen que es importante en sus productos y servicios. Sin embargo, si las marcas quieren que los consumidores escuchen su mensaje, tiene que crear mensajes que sus clientes quieran escuchar.

2. Entiende a tu público objetivo
Una marca ni puede ni debe a llegar a todos los consumidores. De hecho, la mejor manera de triunfar en el mundo de los negocios es conectar con el público adecuado. Los clientes adecuados son aquellos que necesitan los productos y servicios ofertados por la compañía. Son, en definitiva, aquellos que comprenden el valor de la marca. Es, por lo tanto, en este tipo de consumidores donde la empresa debe volcar sus esfuerzos de marketing.

3. Descubre dónde está tu público objetivo y hacia adónde va
Una vez que la empresa ha comprendido su valor como marca, que ha creado un mensaje y que ha determinado cuál es su público objetivo, es el momento de conocer más a fondo a su público objetivo y responder a preguntas como las siguientes: ¿qué periódicos lee?, ¿cuáles son su programas de televisión favoritos?, ¿cuál es su nivel medio de ingresos anuales?, etc.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir