Tendencias

¿Cuándo llega el momento de cambiar el logo de una marca?

¿Cuándo llega el momento de cambiar el logo de una marca?Los logotipos son criaturas extrañas. Casi nunca son la razón por la que el consumidor compra un determinado producto, pero son piezas clave para identificar una marca o un producto. La relación del consumidor con los logotipos es como su relación con la electricidad. El cliente da por sentado que existe, hasta que se va. Y si el logo se va en un momento inoportuno, la reacción del consumidor puede provocar una tormenta de críticas que puede dejar muy mal parada a la marca. Para evitar este tipo “crisis”, Forbes propone que las empresas respondan a las siguientes preguntas antes de aventurarse a cambiar sus logotipos:

¿Es el logo técnicamente problemático?
Los diseños de logotipos muy complejos no funcionan bien cuando el logo cambia de tamaño. Los logotipos con muchos colores pueden resultar también muy caros a la hora de realizar impresiones. Este tipo de consideraciones técnicas pueden resultar muy básicas, por son motivos razonables para cambiar el logotipo de una empresa.

¿Resulta el cambio beneficioso para la marca?
Antes de cambiar el logo de una marca, resulta ineludible hacerse la siguiente pregunta: ¿tendría la marca más posibilidades de vender sus productos si actualizara su logotipo? Igualmente, el empresario debería preguntarse si la inversión en el cambio de logo resultaría rentable desde el punto de vista económico para la compañía.

¿Se ha quedado el logo anticuado?
Algunas fuentes, formas o combinaciones de colores transmiten al consumidor la sensación de que una marca es muy más antigua de lo que en realidad es. Esto puede resultar perjudicial para las empresas del sector tecnológico, puesto que se supone que deben estar siempre a la última. Sin embargo, para otras marcas, como las del ramo de la moda, la antigüedad del logo puede resultar positiva. Es el caso, por ejemplo, de la marca Louis Vuitton, cuyo logotipo tiene más de 100 años y a todo el mundo parece encantarle.

¿Se ha fusionado la empresa con otra?
Una fusión entre dos empresas es una buena razón para crear un nuevo logotipo y eventualmente también un nuevo nombre. Aun así, si la reputación del socio dominante es muy sólida en el mercado, el cambio podría ser más negativo que positivo.

¿Se está expandiendo la empresa?
Starbucks rediseñó recientemente su logo porque la actual estrategia de la compañía es expandirse más allá de la venta de café.

¿Es el logo atemporal?
Algunos logotipos de marcas se han convertido en iconos culturales por méritos propios. En estos casos, un cambio en el logo podría ser casi un “suicidio”. ¿Alguien se imagina, por ejemplo, cambiando de logotipo a Coca-Cola? Cuando un logo es un icono, sólo se admiten en él pequeños cambios casi inapreciables.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir