Tendencias

¿Por qué todo el mundo odia a los "marketeros"?

¿Qué se esconde tras el odio que parecer rezumar la sociedad actual contra los "marketeros"? Parece que los responsables de envolver en creatividad y persuasión los productos y servicios de los marcas están más que nunca en el ojo del huracán.

En el creciente odio contra los "marketeros" tienen mucho que las redes sociales. ¿Quién no ha experimentado en alguna ocasión frustración al constatar que el mensaje que acaba de recibir a través de Facebook no viene de un viejo amigo de sino de un anunciante?

Las nuevas plataformas 2.0 permiten la conexión del usuario con todo el mundo, y estas posibilidades de conexión están siendo explotadas también por las marcas en su propio beneficio. Así ha ocurrido siempre, también pasó lo mismo en los albores de la televisión y la radio.

Sin embargo, la culpa no es del público. Los “marketeros” deben asumir su parte de responsabilidad en el “odio” que siente hacia ellos gran parte de la audiencia. ¿Cómo no odiar a alguien que grita desde todos los rincones imaginables ¡compra!? Si el consumidor actual está fatigado del marketing, es por culpa de los que lo ejecutan, asegura Kevin Daum en Inc. En el odio del consumidor hacia el “marketero” se dan cita tres principales razones:

1. Falta de empatía
Antes de bombardear al consumidor con miles de mensajes spam, el anunciante debe determinar antes quién es realmente su público objetivo. Lamentablemente, y por muy bueno que sea el producto o servicio de la marca, no todos lo querrán ni lo necesitarán. Actualmente, hay herramientas online como HubSpot y FanBridge que ayudan a las marcas a conectar con el comprador perfecto.

2. Falta de autenticidad
En lugar de hacer pasar por buenos productos y servicios que en realidad son sólo mediocres, las marcas deben tomarse la molestia de mejorar sus productos, servicios y modelos de negocio y dejar de una vez de mentir descaradamente al consumidor. La autenticidad y la honestidad son los dos pilares del nuevo marketing surgido al calor de la nueva Web Social.

3. Proliferación del aburrimiento y la mediocridad
Ésta es, sin duda, la mayor ofensa de los “marketeros” a los consumidores. Al fin y al cabo, los anunciantes juegan con la mercancía más valiosa del cliente: el tiempo. Y están obligados a respetarlo. El tiempo del consumidor se respeta haciendo el esfuerzo de intrigar y entretener al cliente.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir