Tendencias

¿Qué se necesita para no perder el norte en el marketing?

El universo del marketing es como un laberinto en el que es muy fácil, a menudo, perder el norte. La brújula que utiliza la mayor parte de las marcas para evitar extraviarse en el marketing y la publicidad es el concepto de proposición única de venta (USP), basada en los siguientes tres principios:

– La proposición debe ser formulada con claridad al consumidor: “Compra este producto, y conseguirás este beneficio específico”.

– La proposición debe ser única. Debe contener un beneficio específico que los competidores no tengan o que no puedan ofrecer.

– La proposición debe ser lo suficientemente fuerte para atraer a nuevos consumidores hacia el producto.

El concepto de “proposición única de venta” está en realidad íntimamente relacionado con la estrategia de marca. Y para diseñar una buena estrategia de marca, se necesitan los siguientes elementos que enumera a continuación Branding Strategy Insider:

1. Posicionamiento de marca
Las grandes marcas buscan la manera de hacer que sus mensajes sean escuchados por el cliente en medio del ruido imperante en el mercado. Para el consumidor, la marca es el anclaje que le permite navegar a través del mercado. Y para ello es esencial que cada marca adopte un posicionamiento único en el mercado, permitiendo que el consumidor identifique sus productos favoritos y sepa distinguirlos de otros similares, pero menos atractivos. Cuando el significado y la relevancia de marca están claros, la marca echa anclas en la mente del consumidor y tiene más oportunidades de ser “la elegida”.

2. El branding es manejar las expectativas del consumidor
El branding no consiste en lograr que el consumidor elija los productos y servicios de la marca frente a los de la competencia. Es el acto de manejar las expectativas del consumidor para lograr que la marca sea la única respuesta a las necesidades específicas del cliente. Al definir la promesa que la marca realiza al cliente y lo que el éste puede esperar de sus productos y servicios, el branding es la espina dorsal de toda estrategia de negocios.

3. Las marcas se construyen sobre la confianza
Aunque el concepto de marca está siempre en permanente evolución, su meta principal es nivelar los objetivos de la organización con las necesidades y expectativas del consumidor. Y el equilibrio se consigue construyendo relaciones de confianza con los clientes. Es decir, la clave está en lograr que lo prometido por la marca y lo esperado por el cliente terminen siendo lo mismo. Al final y al cabo, las marcas tienen que ver con los sentimientos y no tanto con los hechos. “¿Qué siente el cliente por la marca?” no es una pregunta casual, sino la pregunta crucial que toda gran marca está obligada a responder.

Te recomendamos
En otras webs

Enamorando

2btube

Ojo

Hotwire

Compartir