Tendencias

10 lecciones fotográficas para marcar la diferencia en la era de la revolución visual

El arte de la fotografía es cada vez más popular. El poder visual que tienen las imágenes ha atrapado a numerosas personas en este apasionante mundo.

La aparición de nuevos y más asequibles modelos de cámaras, de móviles con enormes posibilidades a la hora de capturar momentos o de redes sociales que se presentan como el mejor escaparate del trabajo creativo, han propiciado esta verdadera revolución visual.

Y es que, hoy en día cualquiera puede guardar sus experiencias con tan solo un clic. Sin embargo, el sentido de la fotografía va mucho más allá.

Se trata de comunicar de un solo vistazo, de mostrar la esencia de las cosas desde una perspectiva diferente, de contar historias fijas.

Quien lo sabe muy bien es Fotógrafos Top, un estudio de fotografía y vídeo profesional ubicado en Madrid, capaz de exprimir en cada uno de sus trabajos lo mejor de la realidad.

Con el máximo cuidado y atención a los detalles, miman su producto hasta convertirlo en una verdadera obra de arte.

Conseguir esto no es fácil, pero no es imposible. Por ello le ofrecemos 10 lecciones que debe tener muy en cuenta si quiere triunfar en cada uno de sus disparos.

1. Visualice, planee y luego cree
La hora del día, el estado meteorológico o la intensidad de la luz natural son solo algunos de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de realizar fotografías.

Y es que, el resultado no será el mismo por la mañana que por la tarde o en un día soleado que lluvioso. Y además, necesitará utilizar distintas herramientas en función de estas variables cuando se trate de capturar escenas al aire libre.

Por ello, dicen que no hay mejor improvisación que la que está preparada y en este caso así debería ser.

Si quiere asegurar una sesión productiva, asegúrese de planificar el lugar, las posibilidades fotográficas que tiene, el momento en el que acudirá, etc.

De la misma manera que una producción en cine o publicidad cuida todos y cada uno de los detalles de su realización, también lo deben hacer los fotógrafos para obtener un trabajo de 10.

2. Tener un buen equipo es importante, pero no hace falta romper la hucha
Hay quien, en su amor o afición por la fotografía, se aventura a romper la hucha para tener entre sus manos el último modelo de cámara, la lente más cara o el trípode más sólido.

Sin embargo, no hace falta dejarse un auténtico riñón para capturar la imagen perfecta.

De hecho, aunque contar con un buen equipo ayuda, lo verdaderamente importante es la habilidad del que se pone detrás de la cámara y de su capacidad para poder ver, tras su objetivo, lo que los demás no son capaces de apreciar.

3. ¿A quién le importa la cámara cuando se tiene un buen objetivo?
Se tiende a pensar que la cámara es la responsable del resultado. Sin embargo, aunque cumple su función, a quien hay que darle las gracias es al objetivo.

Al fin y al cabo, la cámara no es más que el cerebro que traduce aquello que capta y percibe el objetivo. Por ello, si está dispuesto a gastarse el dinero, hágalo con cabeza y opte antes por invertir en un objetivo que en una cámara.

4. Quien a buena luz se arrima, buena foto le cobija
¿La luz es buena? Felicidades, ya tiene el 50% del trabajo hecho. La luz es uno de los elementos cruciales para un buen resultado.

Sin embargo, conseguir capturar una imagen con luz natural y buena es francamente complicado.

Es por ello que, dada su relevancia, los fotógrafos profesionales tienen entre sus instrumentos de trabajo grandes focos que les permitirán jugar con las luces y sombras a su antojo para crear un trabajo espectacular.

5. Olvide el zoom
Aunque los objetivos de hoy en día ofrecen potentes posibilidades para alejar y acercar escenas, siempre será mejor optar por que sea el propio fotógrafo el que se desplace en función de los detalles que quiera capturar.

Y es que, el zoom, aunque es un gran invento, siempre pierde algo de calidad. Para garantizar un resultado impecable opte por ver con sus propios ojos, a través del objetivo, aquello que desea retratar.

6. Lo bello, si simple, dos veces bello
La risa de un bebé, la naturaleza o un atardecer pueden ser tan bellos como una fotografía preparada al milímetro.

La belleza nos rodea constantemente y en la mayoría de los casos los filtros o el Photoshop están de más.

Tan solo deberá buscar ese ángulo, enfoque o luz que no cambie sino mejore lo que se ve a través del objetivo.

7. Dé rienda suelta a su creatividad
No olvide de que la cámara es una herramienta, pero el verdadero creador es el fotógrafo que imprime su carácter y personalidad en cada uno de sus disparos.

Cada persona tiene una percepción de lo que le rodea y el reto se sitúa en encontrar las historias ocultas detrás de las escenas.

Todo el mundo puede hacer una foto, pero no cualquiera es capaz de contar una historia en tan solo una captura. Alimente y desarrolle su creatividad, por ejemplo, mirando trabajos de otros fotógrafos, visitando museos, escuchando música diferente, etc.

Es muy esencial desarrollar su creatividad si quiere llegar a ser buen fotógrafo. No se centre solo en la cámara, en el objetivo o el trípode, vaya más allá, a lo verdaderamente importante: desarrollar su imaginación fotográfica. Por ello, no lo dude, busque, experimente, imagine y cree.

8. Conozca las reglas básicas de composición fotográfica
Aunque tener un don natural para reconocer una buena captura es importante, también lo es contar con unas nociones fotográficas básicas que realcen la fotografía.

Por ello, es imprescindible saber identificar el centro de interés, la regla de los tercios, del espacio negativo, jugar con las dimensiones, el movimiento o los colores.

Lo que se muestra importa pero también es esencial cómo se muestra. Cuide la estética de sus capturas y tendrá el 50% de trabajo hecho.

9. Busque la conexión emocional en los pequeños detalles
No se trata tanto de ser técnicamente riguroso como de encontrar esos pequeños detalles que marquen la diferencia.

Y para ello, es esencial crear una conexión emocional con el público captando la esencia de los lugares, las personas, o los objetos y que muchas veces pasan desapercibidos.

Buscar la belleza del entorno no es fácil pero si lo consigue, el resultado será brillante.

10. Llénese de barro ¡hasta las cejas!
La fotografía es un trabajo creativo de la misma manera que lo es el oficio de pintor o escritor. Y es de todos sabido que en el arte, la inspiración cuenta y mucho.

No espere que las musas vengan a buscarlo a casa. Encontrar la mejor fotografía requiere tiempo, constancia, exploración y paciencia.

Así que no dude en saltar charcos, meterse en el mar, subir montañas o llenarse de barro hasta las cejas para obtener las mejores imágenes. El resultado valdrá la pena.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir